Cinco cosas que saber sobre Saúl Craviotto

El piragüista Saúl Craviotto, abanderado de España en Tokio 2020 junto a Mireia Belmonte, atesora cuatro medallas Olímpicas y compagina el deporte con su trabajo como policía. En el penúltimo día de Tokio 2020 podría igualar a David Cal como el español con más medallas Olímpicas, si consigue el podio en el K4 500m

Foto por 2016 Getty Images

Los Craviotto, de padre a hijo

Saúl Craviotto (Lérida, 1984) empezó en el piragüismo por tradición familiar. “Cuando era un niño, mi padre ataba una cuerda de su piragua a la mía (de su popa a mi proa), y nos íbamos a navegar por sitios perdidos. Y yo, con lo vago que era, levantaba la pala (remo) y me llevaba de paseo”, bromeaba en una entrevista con la revista Hola.

De hecho, los éxitos de Saúl no son los únicos en la familia Craviotto: en 2018, su padre, Manuel, se proclamó campeón de España en la categoría masculina Máster entre 60 y 64 años.

El segundo español más laureado: cuatro medallas Olímpicas

Saúl Craviotto tiene en su palmarés cuatro medallas Olímpicas, un hito que en el deporte español sólo supera el también piragüista David Cal. El catalán, que está disputando sus cuartos Juegos, ocupa el segundo peldaño en el medallero particular de su país, empatado con Mireia Belmonte (natación), Arantxa Sánchez Vicario (tenis), Joan Llaneras (ciclismo en pista) y Andrea Fuentes (natación sincronizada).

Su primer gran éxito Olímpico fue el oro en K2 500 m que conquistó junto a Carlos Pérez Rial en Pekín 2008. Llegaba poco después de haber quedado subcampeón de Europa, y la victoria junto a ‘Perucho’ le descubrió la gloria Olímpica. Después llegarían la plata en K1 200 m en Londres 2012 y las dos preseas de Río 2016: un oro en K2 200 m y un bronce en K1 en la misma distancia.

Además atesora 10 medallas en Campeonatos del Mundo, tres de ellas de oro. La última, una plata en 2019 en el K4 500 m, la prueba en la que el equipo español que forma con Marcus Walz, Carlos Arévalo y Rodrigo Germade batió la mejor marca Olímpica (1:21.658). Este sábado, 7 de agosto, buscarán la tercera medalla del piragüismo español en Tokio 2020.

Durante la pandemia retomó su trabajo de policía

Además de ganar juntos el oro en el K2 500 en Pekín 2008, Craviotto y Pérez Rial compartieron durante años patrulla en la Policía Nacional.

Era su profesión antes de ser campeón Olímpico y en 2020, en el peor momento de la pandemia en España, reingresó en el cuerpo como agente en activo. Durante los primeros meses y hasta que pudo entrenar con normalidad, Craviotto trabajó en la Unidad de Prevención y Reacción de la Brigada de Seguridad Ciudadana en Gijón.

El gesto fue aplaudido por la sociedad española, aunque Craviotto le restó importancia. "No me ha gustado mucho que se me haya puesto como un héroe por volver a mi trabajo, porque al final es mi trabajo. Hago lo que toca, como el resto de mis compañeros", dijo en una entrevista para TVE.

El lado más solidario de Saúl Craviotto 

Volver al Cuerpo de Policía no fue su única manera de ayudar durante la pandemia. Saúl Craviotto también subastó la camiseta con la que había conseguido su primera clasificación para Tokio 2020 para recaudar fondos para el programa ‘Responde’ de la Cruz Roja, una iniciativa destinada a reducir el impacto social de la pandemia. 

"Detrás de esta camiseta hay miles de kilómetros, cientos de horas de entrenamiento, de esfuerzo, de sacrificio, de constancia, y de mucho trabajo en equipo sobre todo”, confesó.

Ganador de Masterchef

Al año siguiente de conquistar otras dos medallas Olímpicas de Río 2016, Saúl Craviotto ganó una ‘competición’ bien distinta: el piragüista catalán se proclamó campeón de la segunda edición de Masterchef Celebrity, un popular concurso de cocina en España.

Craviotto compaginó el inicio de su preparación para este ciclo Olímpico con su aprendizaje en la cocina: terminaba de entrenar a las once de la mañana, iba al restaurante, y trabajaba como un cocinero más hasta que acababa el servicio.