Cinco cosas que saber sobre Ona Carbonell

Ona Carbonell es la tercera deportista que más medallas ha ganado en unos Mundiales de natación, solo por detrás de Michael Phelps y Ryan Lochte. La nadadora catalana, doble medallista Olímpica en 2012, busca el billete a Tokio 2020, en 2021, por equipos en el Preolímpico de Barcelona, que empieza mañana

Foto por 2019 Getty Images

¿De dónde es Ona Carbonell y cómo empezó en la natación artística?

Ona Carbonell nació el 5 de junio de 1990 en Barcelona, España. De pequeña empezó a practicar gimnasia rítmica, pero a los 10 años su pasión por el agua le hizo decantarse por la natación artística. Y aunque conseguiría ser una de las nadadoras más laureadas del mundo en su disciplina, ha asegurado que el deporte no era lo suyo: “Yo casi suspendí Educación Física en el colegio. No es que sea muy buena deportista, pero justo di con un deporte idóneo. A mí me encanta el arte y tuve la suerte de conocer un deporte que tenía una parte artística muy grande. Y eso me cautivó”, confesó en una entrevista exclusiva con Tokio 2020.

Con sólo 17 años Carbonell ya ganó sus primeras medallas en unos Mundiales, una plata y un bronce en las modalidades de equipo de rutina libre y técnica respectivamente. Y desde aquella primera vez, no ha vuelto a bajarse de un podio en ninguno de los Campeonatos Mundiales que ha disputado.

¿Cuántas medallas ha ganado Ona Carbonell?

En la historia de los Mundiales de natación sólo hay dos deportistas que hayan sumado más medallas que Ona Carbonell: Michael Phelps (33) y Ryan Lochte (37). De hecho en 2019, gracias a las dos platas y el bronce que ganó en Gwangju (República de Corea), elevó la cuenta hasta 23, superando el récord de Natalia Ishchenko en natación artística.

Carbonell ha tocado metal en los siete Mundiales que ha disputado, y en ninguno la cosecha fue mayor que en el de Barcelona 2013, su casa: siete medallas, tres de plata y cuatro bronces.

A esas preseas hay que añadir las dos medallas que ganó en los Juegos Olímpicos de 2012 (una plata en dúos junto a Andrea Fuentes y un bronce por equipos) y las 13 que ha ganado en los Europeos.

En el último, España se alzó con un bronce en la rutina por equipos y una plata en la libre en el Europeo de natación de Budapest en mayo de 2021, que Carbonell disputó solo ocho meses después de haber dado luz.

Precisamente España consiguió el bronce en la rutina que presentará en el Preolímpico, donde mañana se disputan las finales por equipos desde las 16.00h (hora española). Ésta tiene la particularidad de ser inclusiva, ya que no solo mezcla el flamenco y la música japonesa, sino también el lenguaje de signos.

Un discurso de Mandela en el agua

Como es el caso de la rutina con lengua de signos, la creatividad es un elemento muy importante en este deporte, y Ona Carbonell no tiene miedo de arriesgar en la piscina.

En su ejercicio de solo técnico del Mundial de 2019, la nadadora catalana usó el discurso que Nelson Mandela pronunció sobre el poder del deporte en la ceremonia de los Premios Laureus del año 2000.

“El deporte tiene el poder de cambiar el mundo. El poder de inspirar. Tiene el poder de unir a la gente de una manera que muy pocas cosas consiguen. Habla a los jóvenes en un lenguaje que entienden. El deporte puede crear esperanza donde una vez sólo había desesperación. Es más poderoso que los gobiernos para derribar las barreras raciales”, dijo el que fuera histórico activista sudafricano.

Según explicó para El Mundo, la idea surgió cuando Carbonell visitó el estudio de su productor y lo encontró musicando un poema para unos bailarines contemporáneos. Palabras en lugar de música. El riesgo valió una plata.

Vuelve a la competición después de ser madre

En septiembre de 2019 Ona Carbonell anunció por sorpresa su retirada temporal de la natación artística, y en agosto de 2020 nació su hijo Kai, un nombre japonés que le propuso Mayuko Fujiki, la entrenadora con la que ha compartido gran parte de su carrera.

"En mi caso, una de las cosas bonitas que creo que tiene volver después de haber sido madre es que es una manera de visibilizar que existe un problema muy grande y que en muchas profesiones todavía la conciliación familiar es difícil, y en el deporte ni te explico cuando se trata de tu cuerpo, cuando de repente te quedas sin becas, sin muchas cosas. Es algo que hay que visibilizarlo, hablarlo y seguir trabajando duro", siguió contando en su entrevista para Tokio 2020.

En principio eso suponía renunciar a los Juegos, pero el aplazamiento de Tokio 2020 a 2021 le dará la oportunidad de ir al mayor escenario deportivo del mundo.

Eso sí, la última.

"Ahora solo pienso en el Preolímpico, y en clasificarnos. Pero yo tengo como algo especial con Japón. [...]. Creo que va a ser un poco mágico todo, incluso por la pandemia también. No espero nada más que disfrutarlos y vivir cada momento como único, porque van a ser mis últimos Juegos. Eso seguro. Entonces intentaré aprovechar todos los momentos para disfrutarlos", remarcó.

Escribe libros infantiles

Ona Carbonell organiza un campus de natación sincronizada en verano al que asisten niñas de entre seis y 17 años. Cuando la doble medallista Olímpica comprobó el interés que tienen sus alumnas por escuchar sus experiencias como deportista, pensó en empezar un nuevo proyecto: los libros infantiles de Elena Sirena.

“Elena tiene muchas cosas de mi vida. Es un libro bastante autobiográfico. Hay muchas cosas que son exactas y otras que fueron creadas para darle más fantasía”, ha confesado para Europa Press Carbonell, que quiere que sus libros sirvan para ayudar a las niñas que quieran dedicarse al deporte.