Mayuko Fujiki: "La unidad que sentiremos en Tokio 2020 es algo que solo puede traer el deporte"

Mayuko Fujiki durante un entrenamiento de la selección de natación artística de España.
Mayuko Fujiki durante un entrenamiento de la selección de natación artística de España.

Después de ganar una medalla de bronce con el equipo de natación artística de Japón en Atlanta 1996, Fujiki se convirtió en una de las mejores entrenadoras de este deporte. Ha entrenado a Japón, Estados Unidos y la República Popular de China y espera llevar a España a los Juegos de su país, los de Tokio 2020

Mayuko Fujiki tenía un sueño.

Soñaba con los Juegos Olímpicos; simplemente con estar ahí, verlos en persona rodeada de la afición, como parte del público.

Pero ese sueño aún mejoró más cuando se convirtió en realidad.

Fujiki nació en 1975 en Osaka, Japón, y cuando tenía seis años ya soñaba con estar en los Juegos.

Entonces empezaba a dar sus primeras brazadas en la piscina, y le llamaban la atención las elegantes bailarinas de las aguas que veía en la televisión durante los Juegos Olímpicos.

Después de unos años entrenando, llegó a su nivel. Su destino no estaba entre el público de los Juegos, sino que el público de los Juegos tenía que animarle a ella. Así, compitió en sus primeros Juegos Olímpicos en Atlanta 1996 como parte de la selección japonesa de natación artística que ganó la medalla de bronce.

Pero esa no iba a ser su última aparición en los Juegos. Como entrenadora ha estado en Atenas 2004, Pekín 2008, Londres 2012 y Río 2016. El próximo año también viajará a Tokio para los Juegos en su suelo propio.

En 2004 en Atenas ella entrenaba al equipo japonés que ganó dos medallas de plata, en las rutinas por equipos y en dúos. Cuatro años después, dirigió a la selección española hacia su edad dorada, con las primeras dos medallas de plata de su historia en los Juegos. Como entrenadora del equipo de Estados Unidos en Londres 2012, los Juegos se presentaban más como un desafío, pero incluso entonces llevó al equipo a la final de dúo.

Después, en Río 2016, Fujuki entrenó al conjunto de la República Popular de China, que consiguió dos medallas de plata en las rutinas por equipos y en la de solo. En aquella edición, esta nación logró sus mejores puntuaciones de la historia en los Juegos Olímpicos.

Ahora Fujiki entrena de nuevo a España, un país que busca su nueva generación de oro. ¿Aparecerá en los Juegos de Tokio 2020 del próximo año?

Fujiki contestó a esta y otras preguntas en una entrevista exclusiva para Tokio 2020.

Mayuko Fujiki ayuda con su peinado a una de sus exnadadoras en la selección china antes de una competición.
Mayuko Fujiki ayuda con su peinado a una de sus exnadadoras en la selección china antes de una competición.
Por cortesía de Mayuko Fujiki

España, mentalmente más fuerte tras el confinamiento

Tokio 2020: ¿Cuál es el estado de la selección española durante estos tiempos difíciles?

Mayuko Fujiki: Algo que es muy positivo de esta situación que nos ha afectado a todos es que ahora tenemos más tiempo, ya que nuestro equipo es muy joven. Nadie tiene experiencia en los Juegos, así que era un reto hacernos más fuertes mentalmente. Ahora las veo, veo a todas las chicas, mucho más fuertes mentalmente que el año pasado a estas fechas. Así que diría que estamos preparadas para adaptarnos a cualquier situación: cuando tengamos que competir, estaremos preparadas.

T2020: ¿Cómo consiguieron entrenar durante el confinamiento? ¿Cómo se puede sincronizar un equipo que no está junto en el mismo lugar?

M.F.: Descubrimos Zoom, y cada día descubríamos también alguna manera de utilizarlo en nuestro entrenamiento: en la sincronización, escuchando música, hablándonos o bailando a través de Zoom conseguimos sincronizar a todas las chicas que estaban esparcidas por toda España. Algunas veces, alguna tenía el Wi-Fi con un segundo de retraso, pero teníamos ya esta tecnología en nuestra cabeza, así que podíamos detectar quién iba tarde o más rápido, a pesar de que la conexión no siempre fuera buena. Realmente podíamos apreciar quién iba a tiempo y quién no.

T2020: Ahora la salud está más que nunca bajo la atención de todos. Si el deporte significa buena salud, ¿qué significarán los Juegos Olímpicos del próximo año?

M.F.: Por supuesto sigue siendo un objetivo para todas las chicas que han estado entrenando duro durante los pasados cuatro años. No cambiará el hecho de que los Juegos son un sueño para ellas y que lo quieren alcanzar, que entrenan cada día para ello. Eso no va a cambiar nunca.

Pero estos Juegos van a tener mucho significado para nosotras porque, cuando lleguemos a Tokio, estaremos rodeadas por todo el mundo que ha sufrido alguna dificultad en sus entrenamientos para llegar allí. Creo que no son simplemente unos Juegos, sino que es algo muy especial para todo el mundo una vez que lleguemos allí porque, de un modo u otro, todos habremos sufrido un año difícil de entrenamientos, momentos mentalmente duros... Así que estos Juegos siguen siendo un sueño, pero también algo más especial para todo el mundo.

T2020: ¿Cuál es el objetivo de la selección española en Tokio 2020?

M.F.: Como son muy jóvenes, diría que tienen una media de edad de 20 años, todavía tienen mucho futuro por delante. Así que creo que para nosotras el objetivo está lejos. Esta vez será una ocasión para ver a dónde vamos o si estamos en el buen camino. Así que la única meta que veo para nuestro equipo es mostrar el potencial que tiene de cara a 2024 y 2028.

Mayuko Fujiki (C) con algunas nadadoras de la selección española de natación artística durante el desfile de los atletas en una ceremonia de apertura de los Juegos.
Mayuko Fujiki (C) con algunas nadadoras de la selección española de natación artística durante el desfile de los atletas en una ceremonia de apertura de los Juegos.
Por cortesía de of Mayuko Fujiki

De Atlanta 1996 a Tokyo 2020

T2020: ¿Cómo veías los Juegos antes de competir en Atlanta 1996?

M.F.: Los Juegos eran mi sueño desde que tenía más o menos seis años. Simplemente quería estar en los Juegos, pero no sabía si como competidora o simplemente para verlos. No estaba segura. Por supuesto que ver los Juegos de Barcelona '92 o los de Seúl '88 me hizo soñar con estar allí, rodeada de esa gente.

T2020: Y finalmente lo hizo realidad en Atlanta.

M.F.: Sí. Fue muy difícil para mí llegar ahí. Yo apuntaba hacia Sídney 2000, pero de algún modo entré en el equipo en el '96, así que era la más joven del equipo. No tuve ni un pequeño segundo para ver nada. Desde que entré en la ceremonia de apertura estaba maravillada, pero después todo fue entrenar, entrenar y entrenar. Todas eran mayores que yo, así que tenían experiencia, y yo solo intentaba seguirles. Pero estaba impresionada por que el sueño que había tenido durante, no sé, 16 años, estuviera ahí. Cumpliéndose.

Los Juegos Olímpicos de Tokio serán muy especiales porque significarán que hemos superado esta dificultad

T2020: Como entrenadora ha estado en todos los Juegos desde Atenas 2004. ¿Han cambiado mucho los Juegos hasta ahora?

M.F.: Todos los Juegos son especiales por su Comité Organizador y por la cultura del país, que siempre aporta mucho carácter a la competición.

Los Juegos en Tokio serán muy especiales porque significarán que hemos superado esta dificultad. Primero, volveremos a estar juntos, seremos capaces de estar allí. Y segundo, también estoy muy orgullosa como japonesa porque estos Juegos están realmente centrados en que los Juegos Olímpicos y los Paralímpicos estén unidos. Creo que es la primera vez que veo esto. Así que, en este sentido, los de Tokio 2020 serán muy diferentes a otros Juegos.

T2020: Como dice, los Juegos canalizan la cultura de la nación anfitriona. ¿Qué podemos esperar de su país durante Tokio 2020?

M.F.: Sé que serán unos Juegos muy organizados y limpios. Pero, al mismo tiempo, creo que todo el mundo va a sentir algún tipo de conexión instantánea porque sabrás que incluso un atleta que no conozcas habrá pasado unos duros momentos entrenando por un año más, exactamente como nos ha pasado a nosotras. Creo que en la Villa sentiremos una cierta unidad.

Mayuko Fujiki posa con la medalla de plata lograda por el dúo japonés en Atenas 2004.
Mayuko Fujiki posa con la medalla de plata lograda por el dúo japonés en Atenas 2004.
Por cortesía de Mayuko Fujiki

La edad dorada de España

T2020: Fuera de Japón, su primera experiencia con un equipo nacional fue con España. Entrenó al equipo hasta 2010, y en el proceso consiguió ganar sus dos primeras medallas de plata Olímpicas.

M.F.: En Sídney 2000, el equipo no pudo clasificarse para los Juegos. En 2004 queríamos ganar una medalla, pero fueron cuartas. Así que imagínate a las chicas trabajando, trabajando y trabajando por ocho años para estar en Pekín. Empezamos el año 2008 como segundas en el ranking mundial, así que solo teníamos que esperar a los Juegos para asegurar nuestra medalla de plata.

Me acuerdo del primer dúo de Gemma (Mengual) y Andrea (Fuentes) en la piscina. Tuvimos mucho apoyo para el equipo y recuerdo toda la emoción.

Como equipo, sabíamos que si lo hacíamos bien, podríamos ganar una medalla. No necesitábamos hacer algo por encima de nuestras posibilidades, sino hacerlo como sabíamos. Fue un sentimiento de mucha seguridad. Pekín 2008 fue muy emocionante.

T2020: ¿Tiene algo en común aquella generación con la actual?

M.F.: Creo que la sangre española tiene el mismo tipo de carácter en todas las generaciones. Son muy artísticas y siempre quieren ser únicas y originales. No quieren parecerse al resto de equipos, sino que quieren ser el equipo español. Siempre tenemos que presentar algo muy único, y esa mentalidad es algo que comparten las dos generaciones.

Mayuko Fujiki (a la derecha) posa con el equipo español después de que Gemma Mengual y Andrea Fuentes ganaran como dúo la medalla de plata en Pekín 2008.
Mayuko Fujiki (a la derecha) posa con el equipo español después de que Gemma Mengual y Andrea Fuentes ganaran como dúo la medalla de plata en Pekín 2008.
Por cortesía de Mayuko Fujiki

La final con Estados Unidos en Londres 2012

T2020: Cuatro años después de Pekín 2008, fue a los Juegos Olímpicos como entrenadora de Estados Unidos. Este país generalmente realiza actuaciones excelentes en todos los deportes, pero en los tiempos más recientes no han ganado medallas en natación artística (las últimas se lograron en Atenas 2004). ¿Por qué cree que es esto?

M.F.: Creo que en todos los deportes de equipo al más alto nivel durante muchos años, si no te centras en los ciclos generacionales cuando estás al máximo nivel, es algo que puede pasar.

Estados Unidos siempre lograba el oro hasta Atlanta 1996, y no prepararon bien para que la siguiente generación estuviera lista. Así que, desde entonces, fueron cayendo un poco.

Además, en Estados Unidos es muy importante ir a la universidad, especialmente a buenas. En aquel momento, las nadadoras querían ir a Stanford o Berkeley en vez de estar en la selección nacional. Así que es lo que pasó, y por lo que la natación artística está un poco por debajo de otros deportes en los rankings estadounidenses.

La República Popular de China aspira a medalla en Tokio 2020

T2020: En Río 2016, llevó a la República Popular de China a conseguir su mejor resultado en este deporte en su historia en los Juegos Olímpicos. ¿Volverán a estar entre las favoritas en Tokio 2020?

M.F.: Sí, por su puesto. La más cercana a ganar la medalla de oro será Rusia, pero China también. Una cosa positiva de China es su mentalidad de repetir las cosas tantas veces como haga falta, y eso es necesario en la natación artística. Y por eso lo hacen bien. Pueden desprenderse de sus emociones por cuatro horas y repetir el mismo movimiento por cientos de veces para llegar a la sincronización. Esto lo hacen muy bien.

Otra cosa a su favor es que, durante el confinamiento, China no paró de entrenar. Su centro de entrenamientos tuvo un confinamiento estricto, pero estaban allí. En Pekín han estado entrenando sin competir. Todo ha sido entrenar, entrenar y entrenar. Ellas no perdieron ni un solo día.

Así que creo que será una sorpresa entre China y Rusia. Será una sorpresa para todo el mundo porque nadie ha estado nunca un año sin competir.

Miembros de la selección de natación artística de la República Popular de China dan a su entrenadora, Mayuko Fujiki, las medallas obtenidas en los Juegos Olímpicos de Río 2016.
Miembros de la selección de natación artística de la República Popular de China dan a su entrenadora, Mayuko Fujiki, las medallas obtenidas en los Juegos Olímpicos de Río 2016.
Por cortesía de Mayuko Fujiki

Las medallas más valiosas

T2020: ¿Cómo ha conseguido adaptarse a todas estas culturas y mentalidades diferentes y aún así seguir cosechando éxitos?

M.F.: Creo que siempre es un reto cuando me voy a otros sitios. Primero me tengo que sentir cómoda conmigo misma, no como entrenadora, para poder hacer un buen trabajo para el equipo. Y el equipo también se tiene que adaptar a mí como su nueva entrenadora. Cuando llego, nunca enseño nada, simplemente intento crear confianza entre las nadadoras y yo. Ese es el primer paso.

Y a veces es difícil entre las culturas, pero de algún modo disfruto esa parte. Por ejemplo, nunca he hablado chino. Así que, cuando llegué a la selección china, no conocía su idioma. Quizá siendo japonesa tenemos la similaridad de Asia, pero fue mucho más difícil para mí como japonesa ir a China que llegar al equipo español. Ir a China fue un desafío mayor.

T2020: ¿Ganar medallas es mejor como atleta o como entrenadora?

M.F.: Creo que como entrenadora significa mucho, porque ser entrenadora es mucho más difícil que ser atleta. Y además, con cada equipo al que he entrenado he sentido algo especial, un vínculo especial. Empiezas el primer día sin conocer a nadie, y desde entonces entrenas con ellas durante cuatro años para mostrar todo lo que somos como un nuevo equipo.

Con China, más que las medallas, creo que intentamos ofrecer algo diferente a lo que mostraba la selección china tradicionalmente. En ese sentido, la medalla claro que fue emotiva, pero, más que eso, lo fueron sus caras, cómo su actuación era un objetivo en sí mismo, lo que habíamos entrenado durante cuatro años, que pudimos mostrar todo por lo que habíamos entrenado. Eso fue emocionante.

Quizá cuando yo era nadadora era muy joven para disfrutarlo.

El tributo de Ona Carbonell a Nelson Mandela

T2020: Ona Carbonell (España) te ha alabado en varias ocasiones y ha dicho que por mucho tiempo fue como una madre para ella . ¿Qué significan para usted estas palabras?

M.F.: Creo que tengo una conexión especial con Ona porque la conozco desde que ella tenía unos 15 años. Todavía nos reímos de la primera vez que nos vimos, en una competición en Barcelona. Era pequeña, bajita, delgadita y tenía brackets. Entonces vino tímida y dijo 'Hola, Mayu' y se fue.

Después la vi en desde fuera, estando yo en otros equipos.

Creo que fue en 2013 cuando ella nadó por primera vez un solo en el Mundial de Barcelona, y fue un año muy desafiante para prepararse. Era una gran responsabilidad.

Ella dice eso sobre mí, pero yo tengo la misma sensación con ella. Ona es una nadadora especial para mí porque la conozco desde hace mucho tiempo y tenemos algo especial.

T2020: Ella decidió no competir en Tokio 2020 debido a su reciente maternidad. Pero, después del aplazamiento, ¿cree que hay opciones de que la veamos compitiendo en los Juegos del próximo año?

M.F.: Al día siguiente de tener un bebé hablamos sobre su plan, porque ella nunca se retiró. Tener un bebé no significaba que se retirara. Sabíamos que volvería, solo era cuestión de ver cuándo empezar a entrenar después de tener un bebé, cuándo hacerlo como atleta a tan alto nivel.

Y ahora ella ya ha empezado. Creo que no debería de ser una meta (que esté en Tokio 2020), pero tenemos que seguir el proceso. Es la primera vez que tiene un bebé, así que tenemos que hacerlo todo paso a paso. Si ese momento llega y está preparada, creo que estará allí.

T2020: En la Copa del Mundo de 2019, Ona Carbonell realizó su solo técnico no sobre una canción, sino sobre un discurso de Nelson Mandela. ¿Cómo llegaron a esta innovadora idea?

M.F.: De hecho fue su idea. Teníamos una rutina diferente preparada, pero no tenía un buen feeling con la música. Teníamos un gran objetivo en los Mundiales porque volvía de un año de descanso. Así que la música era un desafío.

Pero un día estábamos entrando a la piscina y me dijo 'Por favor, ni te enfades ni te sorprendas demasiado, pero tengo que preguntarte algo'. Y me dijo que quería cambiar la música del solo. Creo que esperaba que le dijera '¿De qué hablas?', pero mi respuesta fue: 'Es una buena idea. Hagámoslo'.

Ona es una innovadora en la natación sincronizada. Quería buscar algo que nadie antes había hecho y en aquella conversación ella ya tenía muy claro que quería nadar con algún tipo de discurso. Sin música, solo gente hablando. Y, desde entonces, estuvimos buscando discursos y salió la idea del de Mandela. Pero fue su idea.

T2020: En ese discurso, Nelson Mandela dice que el deporte puede cambiar el mundo. ¿Cree que esto es así, especialmente en este año en el que el mundo está afrontando tantas dificultades?

M.F.: Cuando todos nosotros, desde todas las partes del mundo, nos juntemos en Tokio, ésa será la respuesta a la pregunta. Porque será entonces cuando, más que el país que llevas en tu camiseta, todos habremos tenido una dificultad común para estar ahí. Y ese sentimiento de unidad que sentiremos los unos con los otros en Tokio es algo que solo puede traer el deporte. En este sentido, creo que lo que Mandela dijo es muy cierto. Y creo que, más que nunca, es lo que sentiremos el próximo año.