Ana Marcela Cunha de Brasil gana el oro en la maratón femenina de aguas abiertas de 10km

Ana Marcela Cunha de Brasil gana ajustadamente la carrera femenina de de 10km en su tercer Juego Olímpico por delante de la ganadora de 2016 Sharon van Rouwendaal, de Países Bajos

Foto por 2021 Getty Images

Ana Marcela Cunha, de Brasil, ganó el maratón femenina de aguas abiertas de 10km en el Parque Marino de Odaiba, en Tokio.

Después de los agotadores 10 km de natación en aguas abiertas, Cunha, de 29 años, tocó la línea de meta en 1:59:30.8, a solo 0.9 segundos por delante de la holandesa Sharon van Rouwendaal. Esto le dio a la holandesa su segunda medalla olímpica - ganó el oro en Río en 2016.

Kareena Lee, de Australia, finalizó a solo 0.8 segundos detrás para ganar la medalla de bronce.

Esta fue la primera medalla olímpica de Cunha tras tres intentos.

La nadadora brasileña hizo su debut olímpico a sus 16 años en Beijing 2008, finalizando en la quinta posición, pero no calificó para los Juegos de Londres. Retornó a los Juegos Olímpicos en Río de Janeiro 2016, pero sólo logró alcanzar el 10 puesto.

"Significa cuatro ciclos olímpicos, un montón de años trabajando", explica Cunha sobre lo que significa ganar esta medalla de oro para ella. "Es mi tercer Juego Olímpico".

"En 2008 no tuve oportunidades, en 2012 no logré clasificar y en Río de Janeiro 2016 no fue el resultado esperado (para mi entrenador y para mí)".

"Arribamos aquí deseando, tanto como pueda, esta medalla, y alrededor de 10 días atrás le dije a mi entrenador que ganar esta carrera sería muy difícil para mis oponentes porque yo lo deseo muy fuerte, mucho, y estoy realmente bien preparada".

Al término de la sexta vuelta, a los 8.6km, Leonie Beck de Alemania lideraba la carrera, 2.6 segundos delante de Cunha, con 5.5 segundos separando a los primeros cinco.

Para la marca de 9.5km, Cunha estaba al frente, y el grupo de líderes de nadadoras aún tenía energía para correr hasta la llegada.

En los últimos 500m, Cunha se adelantó, abriendo una distancia de 0.7 segundos entre ella y van Rouwendaal, Beck quedó relegada al tercer lugar. Lee pasó de quinta a cuarta, 3.5 segundos detrás.

Cunha llegó primera a la plataforma con 1:59:30,8, seguida de cerca por van Rouwendaal y Lee. Beck no logró mantenerse y cayó al quinto lugar detrás de Anna Olasz de Hungría.

"Creo que hice la mejor carrera posible", dice van Rouwendaal. "Era una de las favoritas aquí y eso es muy, muy duro en aguas abiertas porque todos te están mirando, y en cada vuelta no podía acercarme a la punta".

"(Fue) muy duro porque ahí pensé que podía ser bastante fácil, que podía hacer el final muy, muy fuerte", añadió, describiendo los últimos 400m de carrera.

"(Pero) entonces con ese ritmo aquí, se puso muy, muy cálido y pensé que tenía que ser inteligente y esperar porque todavía quería ser segundo, o primero, pero no tercero".

La carrera fue muy dura para varias nadadoras, pero para ninguna tanto como para Lee. La medallista de bronce fue golpeada por un pez a mitad de carrera.

"Saltó hacia arriba y me goleó (en el pecho)", explicó. "No sabía qué había sido al principio y sentí como 'woah'".

"Los estaba viendo saltar antes, pero no creía que uno me golpearía".

Pero lograr la medalla de bronce hizo que valiera la pena.

"Realmente no creo haber procesado como se siente: simplemente es increíble", añadió Lee.

"Era el objetivo entrar para lograr una medalla y lograrlo en mis primeros Juegos Olímpicos es increíble".