Venciendo a las adversidades: conoce a Wael Shueb, aspirante al Equipo Olímpico de Refugiados del COI

El Atleta Refugiado Becado del COI encontró una nueva vida a través del karate, y ahora espera competir en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 en 2021.
Por Andrew Binner

El karate ha transformado al refugiado sirio Wael Shueb, y pasó de ser un alma perdida a un hombre con propósito.

El hombre de 33 años trabajaba en una fábrica textil y como entrenador de artes marciales a tiempo parcial en su Damasco natal.

Pero en 2015, y con amenaza de guerra, sintió que no tenía otra opción que huir de la ciudad por su propia seguridad.

Tras una odisea de cuatro semanas que incluyó un traicionero viaje en barco hasta Turquía, y en el que tuvo que atravesar Macedonia en bicicleta, se reinstaló en Alemania.

Sheub se integró a su nueva comunidad aprendiendo alemán y enseñando karate a niños y adultos.

El karate lo ayudó a integrarse en su nueva vida en Europa. El estilo de karate sin contacto llamado 'kata' hará su debut olímpico en Tokio 2020, y en la primavera de 2018 Shueb recibió la noticia de que podía optar a una Beca del COI para Atletas Refugiados que lo apoya en su entrenamiento.

Para él, el deporte es la clave del éxito de la integración: "El deporte abre las puertas. El deporte habla todos los idiomas. El deporte es el campeón del mundo de la integración", dijo. 

Shueb es actualmente uno de los diez mejores de su disciplina en Alemania. En el campeonato alemán celebrado en Hamburgo a principios de 2020, que fue el último gran evento antes de la pandemia de coronavirus, terminó décimo en la competición individual.

Pero, aunque el campeón nacional sirio de 2009 está feliz y agradecido por su nueva vida, sus pensamientos se desvían constantemente hacia su familia y amigos que están en su país.

Shueb perdió a su cuñado en la guerra, y a veces tiene que esperar varios días para recibir mensajes de su hermana, quien también huyó de la ciudad de Damasco con sus cinco hijos.

Para agravar la situación, la infraestructura médica de su país está mal equipada para hacer frente a la pandemia de coronavirus.

"Es muy difícil para ellos. Desgraciadamente, apenas puedo hacer algo por ellos", dijo a Newsy Today.

El atleta quiere competir en Tokio 2020, y dar esperanza a sus seres queridos, así como a todos los refugiados del mundo.

"Intento darles fuerza", dice, "mostrando lo que se puede conseguir como refugiado".