Foto por © UNHCR/Benjamin Loyseau

Te presentamos a Aker Al Obaidi: el luchador refugiado que encontró la salvación en las montañas de Austria

Descubre cómo el Atleta Refugiado Becado del COI huyó del Estado Islámico en Irak y utilizó la lucha para empezar una nueva vida en Europa.
Por Andrew Binner
Wrestling Greco-Roman

Cuando Aker Al Obaidi empezó a practicar la lucha a los 6 años, no tenía idea de que un día este deporte sería su billete para una nueva vida.

El joven iraquí competía por diversión, y demostraba que tenía un enorme potencial. Obaidi empezó a ganar torneos juveniles, y atrajo la atención de otras naciones que querían reclutarlo. Pero cuando cumplió 14 años, la diversión cesó abruptamente.

Un grupo autodenominado Estado Islámico se apoderó de su ciudad natal, Mosul (Irak), y empezó a reclutar a chicos de su edad. Él huyó del país.

"No quería irme, pero tuve que hacerlo", dice Obaidi, que ahora tiene 21 años. "Fue una experiencia muy aterradora. No sabía a dónde iba ni dónde terminaría. Me separé de mi familia y seguí a un grupo de personas. Tenía miedo de si mi familia sobreviviría a la guerra. Tuve que cuidar de mí mismo.

"Toda la situación fue muy dura psicológicamente, y he tenido que tratarme con doctores por lo que me pasó".

Aker Al Obadidi

Obaidi se dirigió a Europa y eventualmente terminó en Austria, donde se le concedió asilo.

"Venir a Austria no era el plan", continuó. "Nunca había oído hablar de ella. Simplemente fue donde terminé porque no podíamos irnos".

El adolescente se matriculó en una escuela secundaria de su nuevo país, donde aprendió alemán básico. Pero sin una familia que lo guiara, Obaidi tuvo que luchar al principio para forjarse una nueva vida.

"Hay cosas que son difíciles al ser un refugiado", dijo Obaidi. "Rellenar formularios y visados, ir al gobierno para demostrar que puedes quedarte en el país, todo eso es difícil, especialmente cuando no es en tu lengua materna".

"Mi talento me abrió muchas puertas e hice muchos amigos en la lucha libre".

En busca de la felicidad, Obaidi volvió al tatami de lucha, y descubrió que seguía prosperando en este entorno más familiar.

El luchador grecorromano siguió entrenando cuando no trabajaba como pintor, y al cabo de dos años Benedikt "Mo" Ernst lo convenció para que se trasladara a la pequeña ciudad montañosa de Inzing para seguir entrenando.

No pudo haber sido un cambio cultural mayor para el joven iraquí, acostumbrado al bullicio de las grandes ciudades.

Ernst acomodó un apartamento para que su pupilo viviera, y el talento de Obaidi fue reconocido rápidamente por los clubes locales. Esto ayudó al chico de Mosul a asentarse rápidamente en su nuevo entorno, y cinco años después podía hablar alemán con fluidez.

"Hice amigos austriacos que me ayudaron mucho", dijo. "Me encanta Austria, es un país muy bonito. La comida es estupenda y me encantan las montañas. Ahora me siento como en casa. Estar involucrado en el deporte y ser un deportista me ha ayudado a establecerme. Mi talento me ha abierto muchas puertas y he hecho muchos amigos en la lucha libre".

Aprender alemán ayudó a Aker a hacer amigos y también a convertirse en entrenador de lucha.
Foto por © UNHCR/Benjamin Loyseau

Soñando con los Juegos Olímpicos de Tokio

Después de algunas actuaciones impresionantes en la escena internacional junior, fue invitado a un campo de entrenamiento con el campeón olímpico serbio de 66kg, Davor Stefanek.

"Me sentí bien compitiendo contra él", dijo Obaidi. "Fue entonces cuando pensé: 'Estoy en el nivel para ganar una medalla en Tokio 2020'.

Pintó los cinco anillos olímpicos en una de las paredes de su casa, para recordar cada día su ambición: competir en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Y un día de 2019, su sueño dio un gran paso para hacerse realidad. Le concedieron una beca para Atletas Refugiados del Comité Olímpico Internacional, lo que significaba que se beneficiaría de financiación adicional y de apoyo al entrenamiento en su búsqueda de competir en los Juegos Olímpicos.

"Me alegró mucho que me concedieran la beca para Atletas Refugiados", dijo. "Ahora mismo no tengo nacionalidad, sería estupendo demostrar que los refugiados también pueden competir y triunfar".

El luchador está en contacto con su familia, que sabe que está orgullosa de él. Pero si su sueño de competir en los Juegos Olímpicos se hace realidad, lo hará por todos los desplazados del planeta.

"Intento darnos voz, demostrar que los refugiados no son malas personas. No hay que pensar siempre en nosotros como los malos y asociarnos con cosas negativas. Queremos demostrar que los extranjeros pueden hacer cosas buenas, ser buenos en el deporte, obtener medallas".