Margaret Abbott, la creadora de historia que murió sin saber que fue campeona Olímpica

Margaret Abbott en el campo de golf, a comienzos del siglo XX.
Margaret Abbott en el campo de golf, a comienzos del siglo XX.

Los Juegos Olímpicos están llenos de campeones, récords e historias fascinantes, pero son también una enciclopedia increíble de momentos extraños, graciosos, emotivos y tristes. Nos adentraremos en ellos un poco cada semana para conseguir ponerle una sonrisa en la cara o una lágrima en la mejilla. Esta semana: Margaret Abbott, la pionera que nunca supo que había ganado un título Olímpico

Cuando las medallas no eran todavía una tradición en los Juegos Olímpicos, la golfista Margaret Abbott se convirtió en la primera mujer estadounidense en ganar un título Olímpico… aunque nunca lo supo.

Los Juegos de París 1900 marcaron la introducción de las pruebas femeninas al programa Olímpico. 22 mujeres tomaron parte de esos Juegos, entre ellas Margaret Abbott, una estudiante estadounidense que vivía en la capital francesa.

En esta segunda edición de los Juegos Olímpicos de la era moderna, las mujeres pudieron competir en cinco deportes: golf, tenis, vela, hípica y cróquet.

Cómo comenzó

Nacida en India en 1878, Margaret creció en Estados Unidos, y comenzó a jugar al golf en el Chicago Golf Club, en Wheaton, Il, bajo la enseñanza de jugadores aficionados. Hija de Mary, quien era escritora y también golfista, Margaret hizo méritos en su deporte a nivel local.

En 1899, madre e hija se mudaron a París, donde Margaret estudió arte con Rodin y Degas.

Al año siguiente, se enteró de la celebración de un torneo internacional de golf, en Compiegne, 80 kilómetros al norte de París, y ambas se inscribieron para competir.

La inadvertida victoria

Los Juegos Olímpicos de 1900 se celebraron a lo largo de seis meses en el marco de la Exposición de París –también conocida como la Feria Mundial- que incluyó varios eventos de exhibición, algunos de los cuales fueron confundidos con ser o no parte del programa Olímpico.

El 4 de octubre, Margaret firmó una tarjeta de 47 golpes en el torneo a nueve hoyos, y se hizo con el título, superando a sus compatriotas Pauline Whittier (49) y Daria Pratt (53). Por su parte, su madre (65) empató en el séptimo puesto.

Margaret creyó que solo había ganado el torneo “Prix de la Ville de Compiegne” y nunca escuchó la palabra ‘Olímpicos’, ni tampoco recibió una medalla por su logro, sino un tazón (las medallas se introdujeron recién en San Luis 1904).

Qué sucedió después

Tras su inadvertida hazaña de convertirse en la primera mujer estadounidense en coronarse campeona Olímpica, Margaret permaneció en Francia, e incluso, en 1902, llegó a ganar la Copa Fémina, predecesora del Campeonato Femenino Francés.

Se casó con el humorista estadounidense Finley Peter Dunne y se establecieron en Nueva York. La pareja tuvo cuatro hijos, que, por décadas, tampoco supieron que su madre había hecho historia en los Juegos Olímpicos.

La gesta de Abbott fue reconocida cuando Paula Welch, profesora de la Universidad de Florida y delegada de Estados Unidos en una reunión de la Academia Olímpica Internacional, realizó una investigación sobre las mujeres estadounidenses en los Juegos Olímpicos para su tesis doctoral.

Tras diez años de investigación, Welch contactó a la familia de Margaret Abbott.

“No todos los días descubres que tu madre es una campeona Olímpica, 80 años después”, escribió Philip Dunne en Golf Digest en 1984, citado por el Museo Olímpico y Paralímpico de Estados Unidos . “La campeona misma solo nos dijo que había ganado un campeonato de golf de París”.

Margaret falleció en 1955 sin saber la escala de lo que ella pensaba era simplemente otro torneo, pero, actualmente, es reconocida como una pionera del ‘Team USA’.