La amistad entre Ana Peleteiro y Ray Zapata, y dos medallas por la niña Olympia

Ray Zapata celebra su medalla de plata en suelo mostrando un babero con el nombre de su hija, Olympia. (Imagen por Laurence Griffiths/Getty Images)
Ray Zapata celebra su medalla de plata en suelo mostrando un babero con el nombre de su hija, Olympia. (Imagen por Laurence Griffiths/Getty Images)

Ray Zapata y Ana Peleteiro comparten una estrecha amistad y los dos ganaron medalla Olímpica en la misma jornada de Tokio 2020. Peleteiro amadrinó a la hija recién nacida de Zapata, Olympia

Mientras esperaba la nota en la final de suelo, Ray Zapata sacó un babero de su mochila con el nombre de su hija, Olympia.

Según comentó su pareja en Televisión Española, era un amuleto que ella había metido en la maleta del gimnasta, que no supo nada hasta llegar a Tokio.

La hija de Zapata nació el pasado 31 de mayo. Y siendo año Olímpico, solo podía llamarse de una manera.

Olympia llegó con una medalla bajo el brazo. O más bien dos. Porque además de la plata que su padre ganó en suelo (con la misma puntuación que Artem Dolgopyat, pero con un ejercicio de menor dificultad), su madrina también acabó el día subida al podio.

Ana Peleteiro y Ray Zapata se conocieron en 2013 cuando la atleta gallega entró a vivir en la Residencia Joaquín Blume, que acoge a deportistas de élite que entrenan en el Centro de Alto Rendimiento de Madrid.

Y entre los ratos compartidos, las dudas de uno y de otra, nació una estrecha amistad. Cuando nació su primera hija hace dos meses, Zapata eligió a Peleteiro como madrina.

"Desde el primer momento ha sido una persona muy importante para mí. Ha vivido conmigo mi peor momento en el atletismo. Ha visto cómo me fui de Madrid hecha una mierda y me ha visto renacer de las cenizas", relató Peleteiro en Cadena Cope.

Una mala época que llevó a Peleteiro abandonar el CAR y trasladarse a Guadalajara, donde su carrera ha resurgido de la mano de los dos plusmarquistas mundiales, el cubano Iván Pedroso (campeón Olímpico en Sídney 2000 y cuatro veces campeón del mundo) y la venezolana Yulimar Rojas, nueva plusmarquista y campeona Olímpica.

Contaba Ana Peleteiro en Cope que lo último que vio antes de salir a la Villa Olímpica fue la primera diagonal de Zapata en la final de suelo.

“Vi que la clavaste y supe que ibas a ganar”, dijo. Y su intuición no iba desencaminada, porque solo una décima de dificultad separó a Ray Zapata del oro.

"Sabía que íbamos a cumplir nuestro sueño, juntos, juntísimos", exclamó el gimnasta canario en la entrevista compartida.

"¡Por Olympia! Teníamos que llamarla así por algo", bromeó Peleteiro.

Un nombre talismán para su padre y su madrina.