Cinco cosas que saber sobre Daniel Restrepo

Daniel Restrepo, de Colombia, muerde su medalla de oro después de la final masculina de trampolín de 3 metros en los Juegos Olímpicos de la Juventud de 2018 en Buenos Aires. (Imagen por Marcelo Endelli/Getty Images)
Daniel Restrepo, de Colombia, muerde su medalla de oro después de la final masculina de trampolín de 3 metros en los Juegos Olímpicos de la Juventud de 2018 en Buenos Aires. (Imagen por Marcelo Endelli/Getty Images)

El clavadista colombiano Daniel Restrepo ganó el oro en trampolín de 3 metros en los Juegos de la Juventud de 2018 y hará su debut Olímpico en Tokio 2020 en su día 10, en las preliminares del 2 de agosto a la 1:00am en Colombia, 15h en Japón

¿De dónde es Daniel Restrepo y cómo empezó en los clavados?

Daniel Restrepo nació en el municipio colombiano de Itagüí, Antioquía, el 24 de marzo del año 2000, y empezó en los clavados como una forma de terapia.

Cuando tenía sólo cuatro años, le diagnosticaron un trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) y para tratarlo le ofrecieron dos alternativas a sus padres: podía elegir una medicación para tranquilizarlo o apuntarlo a algún deporte. Y decidieron que hiciera natación.

"Yo hacía los cursitos de natación para niños, pero era muy inquieto, así que la profesora le dijo a mis padres que ensayara con clavados y ahí me quedé", explica en una entrevista con RCN Radio.

Llegó a cinturón negro en taekwondo

Los clavados no fueron el único deporte que Restrepo practicó de pequeño. Durante muchos años también se dedicó al taekwondo, donde alcanzó el nivel de cinturón negro. Sin embargo, mantener un buen rendimiento en las dos disciplinas era demasiado exigente, así que decidió quedarse con sólo una: los clavados.

"Yo digo que es por la sensación de volar, de dar un brinco en el aire. Me siento más libre en los clavados", confiesa Restrepo en una entrevista con Olympics.com.

El palmarés: un oro que valió un billete a Tokio 2020

Con sólo 21 años Daniel Restrepo ya puede presumir de un buen palmarés. El colombiano logró su primer gran éxito internacional en los Juegos Olímpicos de la Juventud de Buenos Aires en 2018, donde cosechó dos medallas de oro en la competición de trampolín de tres metros: individual masculino y la categoría mixta junto a la clavadista china SHAN Lin.

Restrepo estuvo a punto de clasificarse para la final de trampolín de tres metros en el Mundial de clavados de Gwangju (República de Corea) en 2019, pero se quedó a sólo dos posiciones de meterse entre los 12 primeros. A pesar de la decepción, sólo tuvo que esperar tres semanas para sellar su ticket hacia Tokio 2020: en los Juegos Panamericanos de Lima 2019, el antioqueño logró la medalla de oro.

"Ha sido un camino duro, difícil, con muchas caídas, lágrimas y momentos difíciles. Para llegar ahí y conseguir el cupo Olímpico tuve que pasar por varios baches, varios momentos complicados", desveló para Olympics.com, después de conseguir su objetivo. Pero su ambición no para ahí: "Como mínimo espero estar en una final Olímpica, estar entre los 12 mejores del mundo, aunque soy consciente de que soy muy joven, que son mis primeros Juegos Olímpicos de 'mayores' y que vienen muchos más Juegos por delante".

¿Cuántos clavados al año hace Daniel Restrepo?

Ser clavadista profesional exige una gran preparación física en el gimnasio y mucho trabajo mental, pero sobre todo, claro, lanzarse a la piscina. ¿Pero cuántas veces puede practicar al cabo de un año un clavadista Olímpico? Lo explica el propio Daniel Restrepo:

"Nunca me he puesto en la tarea de calcularlos, pero al día solemos hacer alrededor de casi 200 clavados, así que al cabo del año serán más o menos alrededor de 58.000 clavados en total. Y esperamos ir a por más. Son muchos, muchos clavados, demasiados, pero la idea es ir a por más", dice para Olympics.

¿Cuál es el secreto de los clavados?

Daniel Restrepo ha asegurado que uno de sus ídolos es Juan Guillermo Urán, un clavadista que representó a Colombia en tres Juegos Olímpicos consecutivos y que en los Juegos Suramericanos de 2010 ganó tres medallas de oro. Pero Restrepo también tiene su secreto para ser un buen clavadista:

"Hago los clavados muy fáciles. La fluidez en el aire es algo que cualquier clavadista no tiene. Es algo único que tengo yo. Tienes que hacer las cosas sin pensarlas. Tu cuerpo ya se lo sabe. Es un movimiento que se hace innato. Son tantas repeticiones que tu cuerpo se lo aprende de memoria. Ése es el secreto".