Alexa Moreno hace historia más allá del podio en Tokio 2020

Alexa Moreno fue la segunda mexicana en una final de la especialidad. (Imagen por Laurence Griffiths/Getty Images)
Alexa Moreno fue la segunda mexicana en una final de la especialidad. (Imagen por Laurence Griffiths/Getty Images)

La  gimnasta logró la puntuación más alta de México en una final de salto de potro de unos Juegos Olímpicos. Reviva cómo brilló en finales previas a las de Tokio 2020

Alexa Moreno ha conseguido hacer historia para México aún cuando se quedó a 17 centésimas de subir al podio en el salto de potro de estos Juegos Olímpico de Tokio 2020.

La gimnasta consiguió una puntuación de 14.716, lo que la ubica como la máxima suma de una mexicana en la prueba final de este salto en Juegos Olímpicos; la marca previa era de Denisse López en Sídney 2000 con 8.843.

Alexa Moreno fue la segunda atleta que recorrió la pista de 25 metros hacia el salto. La primera fue Makayla Skinner (Estados Unidos) quien a la postre terminó con la plata (con 14.916) en una competición que ganó Rebeca Andrade (Brasil) con su 15.083, mientras que YEO Seojeong (República de Corea) finalizó en el puesto del bronce con 14.733.

La primera vez que Alexa Moreno clasificó para una final internacional de salto de potro fue en el Mundial de 2011 celebrado en Tokio. Una década más tarde, de nuevo en la capital japonesa, disputó su primera final de unos Juegos Olímpicos.

Moreno pasó a la final de salto de potro de Tokio 2020 con la séptima mejor nota entre las gimnastas clasificadas, pero en la final creció hasta terminar en cuarta posición.

Mundial de Tokio 2011

La ciudad es la misma, aunque el escenario ha cambiado. Alexa Moreno esta vez deslumbró en el Centro de Gimnasia de Ariake pues el Gimnasio Metropolitano de Tokio, sede del Mundial de Gimnasia de 2011, se está usando en estos Juegos Olímpicos para las competiciones de tenis de mesa.

En aquella primera final de un Mundial de Gimnasia, Moreno terminó séptima, con un primer intento de 14.733 y un segundo de 13.700.

Mundial de Nanning 2014

Al hablar de su trabajo con el entrenador español Alfredo Hueto, Alexa Moreno resalta un cambio importante en su forma de afrontar las competiciones:

“[Hueto] es una persona muy enfocada en la perfección del movimiento. Todo es afinar los detalles más pequeños, intentar pulirlos. Y hasta entonces yo casi siempre me había enfocado en aumentar la dificultad de los saltos, pero ese lado no lo tenía tan presente. En ese aspecto he avanzado bastante”, ha explicado Moreno en una entrevista exclusiva con Tokio 2020.

Y el Mundial de 2014 ilustra esa mentalidad que tenía antes. La mexicalense presentó la segunda dificultad media más alta de toda la final, solo por detrás de Hong Un-jong, ganadora del oro, pero los problemas en la ejecución le hicieron quedar séptima.

Mundial de Glasgow 2015

La nacida en Mexicali hace 26 años llegó a la final de este Campeonatao Mundial con la octava califacación más alta del ranking. En la final, logró escalar un peldaño a través de un promedio de 14.566.

Además, Moreno compitió en el combinado individual, en donde resaltó su calificación de 15.033 en el salto de potro.

El bronce mundial de 2018

Después de competir en Río 2016, Alexa Moreno no tenía claro si quería completar un nuevo ciclo Olímpico. Siguió entrenando, aunque a menor ritmo para centrarse en su carrera universitaria (Arquitectura).

Pero por debajo seguía latiendo ese espíritu competitivo. Cuando a principios de 2018 le preguntaron si se presentaría a los selectivos, tomó la decisión de volver.

Los primeros meses fueron difíciles, pero pronto recobró su nivel y apreció un cambio de mentalidad. “Empecé a ver la gimnasia de manera diferente, con un poco más de control. Mi cabeza lo veía todo mejor”. ¿Tanto como para ganar bronce histórico para la gimnasia mexicana?

“La verdad es que no tenía expectativas concretas de nada. Mi objetivo era estar otra vez en una final mundial, pero una vez pasé a la final me dije, 'pues ya lo que salga. Y si no, pues nada'. No hacía todavía un año que había regresado. No tenía esa presión. Era competir por competir. Y creo que eso me ayudó bastante”, explicó.

Fue en Doha logró subirse al podio y lo compartió con Simone Biles (Estados Unidos) y Sallon Olsen (Canadá) con ejecuciones que le valieron 14.600 en la primera y 14.416 en la segunda, para un promedio de 14.508.

Mundial de Stuttgart 2019

El escenario cambió al año siguiente. Con el bronce de 2018, ya sabía que estaba entre las aspirantes al podio. Y, según comentó a Tokio 2020, no supo manejar esas expectativas.

“Ya tener la presión de estar peleando la medalla es otra cosa, que es lo que me pasó en el Mundial siguiente. Pasé como tercera y me dije, '¡Ah! ¿Es en serio?'. Nunca había competido en una final con esa visión en mi mente. Es algo que no me había tocado vivir y me falló la experiencia”.

Una lección de la que tomó nota para estos Juegos Olímpicos.