Un rival en casa para Tokio 2020: Yarisley Silva y Robeilys Peinado

¿Qué pasa cuando hay dos grandes atletas que buscan el mismo trono Olímpico? Tokio 2020 repasa la forma y las expectativas de dos de las grandes figuras del salto con pértiga latinoamericano y mundial: Yarisley Silva y Robeilys Peinado. Ambas se citan en la final de este jueves, 5 de agosto

Son el presente y el futuro del salto con pértiga latinoamericano. Al igual que en el Mundial de Londres 2017, la cubana Yarisley Silva y la venezolana Robeilys Peinado están listas para protagonizar un duelo de altura en la final de la prueba en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, este jueves, 5 de agosto, desde las 19:00 JST (07:00 hora de Caracas y La Habana).

La medallista Olímpica Yarisley Silva Rodríguez (Pinar del Río, Cuba, 1987) ha estado relacionada con el deporte desde pequeña. Su padre corría como pasatiempo y su madre era lanzadora de jabalina. Tres de sus tías, por el lado materno, hacían atletismo, y una de ellas, María de la Caridad Rodríguez, la acercó al deporte cuando tenía ocho años, luego de un intento fallido en el ballet.

‘Yarita’, como le dicen cariñosamente, no tenía idea de lo que era el salto con pértiga. De hecho, antes de conquistar los cielos, probó pruebas de velocidad, lanzamiento y otras disciplinas de salto. A los 13 años, el profesor Nilo Ramírez le presentó la prueba en la que llegaría a lo más alto.

“En mi primer intento conseguí superar los 2.50 m. Y me sentí muy bien. Era divertido, emocionante, y me enganché con aquella especialidad que era novedosa”, ha recordado a Deporcuba.

Desde entonces, solo ha sabido ir hacia arriba… con la pértiga y sobre el podio.

Llegó a elevarse hasta los 4,91 m, su mejor marca personal desde 2015, pero el salto más importante de su carrera fue de 4,75 m en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, donde se colgó la medalla de plata y se convirtió en la primera latinoamericana en subir al podio en la prueba.

Las preseas en los más grandes escenarios del planeta no pararían de llegar. Silva se coronó campeona mundial en Pekín 2015. En sus cinco concursos en Campeonatos del Mundo, la saltadora cubana también ha obtenido dos medallas de bronce (Moscú 2013 y Londres 2017).

Los Juegos Panamericanos son su reino. Desde su debut en Río de Janeiro 2007, donde fue de bronce, ha cosechado tres títulos continentales (Guadalajara 2011, Toronto 2015, Lima 2019).

Los de Tokio 2020 son los cuartos Juegos Olímpicos de Silva, quien, a sus 34 años, sigue aspirando a volar alto. “El salto con pértiga es un deporte longevo, intentaré dar lo mejor de mí. Acariciar el cielo será mi meta”, ha señalado a Cuba Debate.

Pero en este vuelo, volverá a verse con la venezolana, con quien no solo ha compartido podio mundial, sino también la medalla.

GettyImages-827349920
Foto por 2017 Getty Images

En el Mundial de Londres 2017, ambas alcanzaron los 4,65 m, con lo que Peinado, diez años más joven que Silva, estableció un nuevo récord venezolano.

La caraqueña llegaba como campeona sudamericana, pero el podio mundial no estaba en los planes. Entonces con 19 años y 254 días fue la finalista más joven de la prueba. “Es muy inesperada”, dijo en ese momento sobre la medalla a Associated Press (AP). “Cuando mi entrenador me estaba llamando para darme la bandera, no lo creía. Me decía ‘yo no puedo estar tercera’, hasta que lo veía y lo veía en la pantalla”, agregó.

El bronce en la capital británica fue la confirmación de su ascenso a la élite mundial, para quien ya había dominado las categorías juveniles.

Peinado comenzó el atletismo cuando le recomendaron dejar la gimnasia artística y, aunque nunca se podrá saber cómo le habría ido en ese deporte, en el salto con pértiga ha tenido una carrera de puros éxitos.

Su currículo incluye dos medallas de plata en los Juegos Olímpicos de la Juventud de Nankín 2014 y el Mundial Sub 20 de 2016. Además de un título panamericano Sub 20, y dos coronas en Campeonatos Sudamericanos Absolutos (Asunción 2017 y Lima 2019).

Todavía no ha podido pisar el podio en los Juegos Panamericanos, pero en esos cielos cada vez vuela más alto: fue sexta en Toronto 2015 y cuarta en Lima 2019.

Con 23 años, finalmente ha podido competir en unos Juegos Olímpicos, luego de que un corte en la mano le impidiera hacerlo en Río 2016.

En la final del salto con pértiga de Tokio 2020 se volverá a ver con Silva, con quien mantiene una rivalidad sana dentro de la pista, y fuera de ella son personas que comparten una misma pasión.

Poco después del duelo en Londres, ambas debían disputar una prueba de la Diamond League en Suiza, pero a la sudamericana no le llegaron sus pértigas, ya que se habían perdido en el vuelo. Allí salió a relucir la camaradería de la cubana, quien le prestó las suyas.

“Ahora no compartimos solo la medalla de bronce del Mundial, sino también, en el día de hoy, 'Yari' me prestó sus garrochas para poder competir”, compartió entonces Peinado en redes sociales, con una foto de ambas.

En lo que va del año Olímpico, Silva ha alcanzado los 4,60 m, mientras Peinado los 4,66 m. El lunes, 2 de agosto, en los grupos de clasificación, ambas saltaron 4,55 m para acceder a la final de este jueves 5. Con caminos distintos, pero triunfos en común, en Tokio 2020, estas bazas hispanohablantes en el salto con pértiga volverán a desafiar la gravedad en busca de la gloria.

Qué dice Peinado sobre Silva

Robeilys Peinado, en declaraciones a la AP:

A Yarisley la conocí cuando comencé mis pasos en la garrocha, y ahora estoy compartiendo podio con ella. ¿Qué más puedo pedir?

La competición Olímpica de atletismo en Tokio 2020

Cuándo: la competición Olímpica de atletismo tiene lugar del 30 de julio al 8 de agosto. En concreto, la final del salto con pértiga se celebrará el 5 de agosto de 2021.

La sede: las pruebas de salto con pértiga de Tokio 2020 se disputan en el Estadio Olímpico de Tokio, un escenario que ya fue sede principal de los Juegos de Tokio 1964.

Puede consultar aquí nuestra guía con todo lo que necesita saber sobre el atletismo Olímpico en Tokio 2020.