Día Mundial de la Salud Mental: Peter Haberl, psicólogo del equipo de Estados Unidos, revela cómo funciona la mente de un deportista

¿Cómo ayudan las dudas de Rafael Nadal a que otros deportistas olímpicos manejen su ansiedad? ¿Cómo puede ayudar ver los Juegos Olímpicos a que los espectadores superen su miedo a lo desconocido? ¿Qué lecciones aprendieron en Tokio 2020 los psicólogos del equipo de Estados Unidos? En el Día Mundial de la Salud Mental, Peter Haberl responde a estas preguntas y muchas más en una entrevista exclusiva con Olympics.com. 

Por Marina Dmukhovskaya

Aunque la salud mental siempre ha sido importante en el deporte, la experiencia de Simone Biles en Tokio 2020 creó un debate a nivel global. En anteriores entregas de nuestra serie ‘Un equipo detrás del equipo’, hemos visto cómo los deportistas están preparando sus cuerpos y su equipamiento para el gran momento en los próximos Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing 2022.

¿Pero cómo preparan su mente? Olympics.com ha hablado con Peter Haberl, psicólogo del equipo de Estados Unidos, sobre la importancia de la salud mental y cómo los deportistas trabajan este aspecto.

De jugador de hockey a psicólogo deportivo

La historia de Haberl empezó en Austria, donde desarrolló su carrera como jugador de hockey. “Había diferencias entre las veces en que jugaba bien y las que jugaba mal. Me di cuenta de que tenía mucho que ver con la forma en que me preparaba mentalmente. Y quise aprender más sobre eso”.

Ese deseo llevó a Haberl a matricularse en Psicología Deportiva por la Universidad de Boston. Cuando aún estaba estudiando, tuvo suerte y fue contratado como becario por un equipo local de hockey sobre hielo. Y cuando el entrenador del equipo, Ben Smith, fue nombrado seleccionador de Estados Unidos de hockey sobre hielo femenino, se llevó con él a Haberl, recién graduado, para preparar mentalmente al equipo para los Juegos Olímpicos de Invierno de Nagano 1998.

La selección de Estados Unidos ganaría una histórica medalla de oro olímpica y Haberl fue contratado para unirse al equipo de psicólogos en Colorado Springs, sede de la Federación.

Si asistes a un entrenamiento de la selección de Estados Unidos para una Copa del Mundo o unos Juegos Olímpicos, puede que veas a un hombre junto a la piscina o la pista de hielo analizando el lenguaje corporal de los deportistas cuando cometen algún error. Ese hombre es Peter Haberl, que ahora viaja con el equipo por todo el mundo.

“Sean Campeonatos del Mundo, Copas del Mundo o Juegos Olímpicos, suelo ir a ver el entrenamiento. Hacemos sesiones individuales y de grupo para hacer trabajo de concienciación o actividades para hacer equipo”.

Sin embargo, Haberl recalca que no es él quien lleva el peso de estas conversaciones:

“No se trata de que yo hable con los deportistas, sino de darles un entorno donde puedan hablar entre ellos, porque trabajo más los deportes de equipo que los individuales”.

Maggie Steffens y Melissa Seideman, tres veces campeonas olímpicas de waterpolo, con miembros del Comité Olímpico y Paralímpico de Estados Unidos.
Foto por Jeff Cable Photography USA Water Polo

Corrigiendo errores de Tokio

Haberl admite que su trabajo ahora es diferente a como era antes de Tokio 2020. Hoy, todo es analizar y replantear los objetivos del equipo, y el foco principal es la mente del deportista.

“Ayudo a los deportistas a entender cómo funciona su mente, para que sepan que pueden trabajar con ella en competición. Funciona como una fábrica de pensamientos y emociones. Sin embargo, la mente viene con un ladrón incorporado, un ladrón que roba algo muy preciado por los deportistas. Ellos dicen que les roba su confianza. Pero para mí les quita algo incluso más importante: su atención y su capacidad para concentrarse”.

Haberl también explica que lo que vivió el equipo de gimnasia de Estados Unidos en Tokio 2020 dejó muchas lecciones de las que aprender:

“La principal enseñanza es que un deportista es humano. No son superhéroes, tienen una mente, como tú o como yo. Una mente que puedes entrenar, como el cuerpo. Soy muy partidario de trabajarla de camino a los Juegos Olímpicos, porque los obstáculos que luego puedas encontrar te van a sorprender menos”.

La preparación física es importante para los deportistas, pero también es vital que trabajen su mente de cara a una gran competición.

“Estamos en un punto del desarrollo deportivo en el que entendemos muy bien el componente físico. La mayoría de los deportistas siguen una gran preparación física. Pero en la preparación psicológica no está tan claro. Lo que de verdad marca las diferencias en los Juegos Olímpicos es la calidad de la preparación psicológica”.

El reto mental de los deportes de invierno

Después de Tokio 2020 y con Beijing 2022 a la vuelta de la esquina, Haberl quería hablar de los diferentes retos que suponen los deportes de verano y de invierno.

“Muchos deportes de invierno dependen del clima, así que hay una dosis extra de incertidumbre. Algunos de ellos son muy peligrosos, y la habilidad para concentrarse y mantener esa concentración es especialmente importante”.

Haberl hace un esfuerzo por explicar que las dificultades psicológicas con las que tienen que lidiar los atletas de deportes individuales son parecidas a las que se viven en deportes de equipo como el hockey o el curling.

“Trabajar con un atleta individual puede ser más fácil. Cuando las cosas no van como querrían, no pueden culpar a nadie más. Y esto hace que sean muy responsables. Pero incluso en los deportes individuales, los atletas son parte de un equipo. Tienen que lidiar con dinámicas de equipo que pueden afectar a su experiencia”.

Rafael Nadal como ejemplo

A Haberl le gusta usar el ejemplo de Rafael Nadal. En sus sesiones de entrenamiento, suele mencionar unas declaraciones de Nadal en Roland Garros donde el tenista español dijo: “Cada año que he jugado aquí, he sentido dudas”. Y aun así, esta leyenda del tenis ha ganado el Abierto de Francia en 13 ocasiones.

“Cuando escuchan estos ejemplos, notan una sensación de alivio. Piensan, ‘no soy el único. Quizá yo también pueda trabajarlo, no cambiando mis pensamientos, sino tomando el control de mi atención’. La atención es la moneda con que se paga el rendimiento. No los pensamientos, ni los sentimientos”.

“Nadal es muy honesto, real, auténtico y vulnerable. No le importa hablar sobre sus constantes dudas. Entiende cómo funciona la mente. Los deportistas pueden verse identificados con alguien que ha tenido tanto éxito como él”.

Puede que para algunos deportistas la mayor batalla psicológica no tenga lugar en Pekín. Incluso podría empezar con el camino olímpico, cuando un compañero se convierta en un rival por su billete para los Juegos.

“Los selectivos olímpicos son un juego de suma cero en el que no todos los participantes van a lograr ir a los Juegos. Para algunos de estos deportistas a veces es doloroso. Depende de cómo definamos la competición", explica Haberl. "La batalla más dura es contra ti mismo. La competición nos permite dar lo mejor de nosotros. Pero para que eso ocurra necesitamos tener la mejor competencia para elevarnos. La competición nos permite alcanzar nuevas cimas en presencia de nuestros rivales”.

“Abracemos la incertidumbre”

Por supuesto que los deportistas no son los únicos que se enfrentan a obstáculos psicológicos. Sin embargo, Haberl cree que los espectadores podrán aprender muchas lecciones viendo los Juegos Olímpicos de Beijing 2022.

“La principal razón por la que vemos deporte es porque el resultado es incierto. Eso es lo que nos atrae. Una lección que nos enseñan los deportistas es que podemos ser muy buenos manejando esa incertidumbre”.

“Ansiamos la certeza, queremos saber qué va a pasar, pero la verdad es que nunca lo sabemos. Podemos ser muy buenos manejándonos en esa incertidumbre. Es lo que nos hace estar vivos. Así que abracemos esa incertidumbre en lugar de agarrarnos a las certezas".

APÚNTATE A LAS OLIMPIADAS. DISFRUTA DE TODO ESTO.

Eventos deportivos en directo. Acceso ilimitado a las series. Lo mejor de las noticias y los momentos olímpicos destacados