Salto de esquí en Beijing 2022: Cinco cosas que debes saber

Todo lo que necesitas saber sobre las competiciones de esquí en los Juegos Olímpicos de Invierno Beijing 2022: atletas a tener en cuenta, sedes de las pruebas y mucho más.

Por Will Imbo

Los saltos de esquí han sido un elemento clave de los Juegos Olímpicos de Invierno desde su debut en la edición inaugural de Chamonix 1924. La competición nos ha dado algunos momentos icónicos a lo largo de los años: desde Eddie ‘el Águila’ (GBR) volando por los aires en Calgary '88 hasta Robert Johansson (NOR) y su "bigote volador", los saltos de esquí siempre parecen ofrecer algo especial en los Juegos. En Beijing 2022 habrá cinco pruebas de saltos, incluida la nueva de equipos mixtos, que hará su debut estos Juegos.

En este vistazo a lo que nos brindará el salto de esquí en Beijing, repasamos la historia del deporte, sus principales estrellas actuales, las sedes de la competición y más.

Los mejores saltadores en Beijing 2022

Ema Klinec (SLO), 14ª en PyeongChang, ganó el oro en trampolín normal en los Mundiales de 2021. Basándonos en su actuación en esta competición, donde también fue plata en la prueba de equipos en trampolín normal, hay ganas de verla competir en Beijing.

Ema Klinec, de Eslovenia, compite en la Copa del Mundo de Saltos de Esquí. 
Foto por 2017 Getty Images

La competición masculina de trampolín normal se presume reñida y con varias estrellas aspirando al oro. El cuatro veces medallista olímpico y campeón de PyeongChang, Andreas Wellinger (GER), es uno de los grandes favoritos, pero desde que la prueba se introdujo en el programa olímpico, en 1964, ningún atleta ha defendido con éxito su título y sólo un competidor, Simon Ammann (SUI), ha ganado dos oros en la competición. ¿Romperá Wellinger la tradición?

Dos hombres querrán impedirlo: Karl Geiger (GER) y Piotr Żyła (POL). Geiger consiguió dos oros y una plata en los Mundiales 2021, además de un oro en los Campeonatos del Mundo de Esquí de Vuelo en 2020. Żyła, a pesar de su veteranía, 34 años, es el actual campeón del mundo en trampolín normal.

Stefan Kraft (AUT), que ostenta el récord mundial de vuelo en esquíes con una distancia de 253,5 metros, ganó su segundo Mundial (y tercero en total) en la competición de trampolín largo en 2021. A pesar de una decepcionante actuación en PyeongChang 2018, donde terminó en el 18º en esa prueba, su currículum en Copa del Mundo y Mundiales le avala de cara a Beijing. Robert Johansson (NOR), bronce en la prueba en 2018, fue plata en los Mundiales, mientras que Geiger completó los tres primeros puestos.

La prueba por equipos mixtos será una novedad en el programa olímpico (tras estrenarse en los Juegos Olímpicos de la Juventud de Invierno 2020) y, si tomamos lo sucedido en los Mundiales de 2021 como base, Alemania –campeona-, Noruega y Austria serán las grandes aspirantes al oro.

Calendario Olímpico de salto de esquí en Beijing 2022

La competición de salto de esquí se celebrará del 5 al 14 de febrero de 2022.

Sede Olímpica de salto de esquí en Beijing 2022

La competición de saltos se celebrará en el Centro Nacional de Saltos de Esquí, situado en Zhangjiakou, zona que también albergará las pruebas de snowboard, esquí acrobático, esquí de fondo, combinada nórdica y biatlón. La pista de saltos de esquí (la primera permanente del mundo) tiene 164 metros de longitud, 60 metros de altura en su cima y mide 34 metros en su parte más ancha.

Tras los Juegos, el recinto (apodado "Snow Ruyi", por su parecido con un "Ruyi", un adorno tradicional chino que simboliza la buena suerte) será utilizado por la selección de la RP China para sus entrenamientos, así como un centro turístico.

Formato de competición del salto de esquí en Beijing 2022

La competencia de saltos de esquí en Beijing 2022 contará con cinco pruebas, incluida la nueva prueba de equipos mixtos:

  • Individual masculino en trampolín normal
  • Individual masculino en trampolín largo
  • Prueba masculina por equipos
  • Individual femenina en trampolín normal
  • Prueba por equipos mixtos

En las pruebas, los saltos se evalúan en función de la distancia recorrida y el estilo del salto. La distancia recorrida en el salto se mide desde el borde de la rampa de salida hasta el punto de aterrizaje del saltador. Las pruebas individuales masculinas de trampolín normal y de trampolín largo constan de dos sesiones de entrenamiento, una clasificatoria y la final. En la prueba masculina por equipos (trampolín de 90 metros), hay una ronda de prueba y luego dos rondas de competición.

En la prueba femenina (trampolín normal) no hay ronda de clasificación y se pasa directamente a la final, que consiste en un salto de prueba y dos rondas de saltos puntuables. La competición de saltos de esquí por equipos mixtos tiene lugar en el trampolín normal con una secuencia mujer-hombre-mujer-hombre, con el mismo método de puntuación que para la competición masculina por equipos.

Historia del salto de salto de esquí olímpico

Los orígenes del salto de esquí se remontan a Noruega, donde, en 1808, Ole Rye saltó unos modestos 9,5 metros desde una pequeña colina con un par de esquíes.

Pero no fue hasta después de la Primera Guerra Mundial cuando se empezaron a perfeccionar e inventar nuevas técnicas para este deporte. Por ejemplo, se atribuye a Thulin Thams y Sigmund Ruud el desarrollo de la técnica Kongsberger, que consistía en saltar con la parte superior del cuerpo doblada por las caderas, una amplia inclinación hacia delante y los brazos extendidos hacia delante, con los esquíes paralelos. El austriaco Sepp Bradl utilizó esta técnica con gran éxito en 1936, convirtiéndose en la primera persona en superar la marca de los 100m con un salto de 101m.

A mediados de los 50, el saltador suizo Andreas Daescher se convirtió en el primer saltador en mantener los brazos extendidos hacia atrás, próximos al cuerpo, que a su vez adoptaba una inclinación más extrema hacia delante. En 1985, el saltador sueco Jan Bokloev perfeccionó esta técnica colocando sus esquíes en forma de "V". Tuvo tanto éxito que esta es la posición que actualmente usan la mayoría de saltadores en todo el mundo.

Los saltos de esquí han formado parte del programa olímpico de invierno desde los primeros Juegos, celebrados en Chamonix en 1924. La única prueba entonces era la individual masculina en trampolín largo. Para los Juegos de Innsbruck de 1964 se añadió la prueba masculina individual de trampolín normal, y en 1988 se incorporó la prueba masculina por equipos. La prueba femenina individual en trampolín normal no se añadió hasta 2014, mientras que la prueba por equipos mixtos es la novedad para 2022.

Noruega es la potencia preeminente en los saltos de esquí, con 35 medallas en total (incluyendo 11 oros). Finlandia ocupa el segundo lugar en el medallero histórico con 22 (gracias a sus 10 oros), y Austria el tercero con 25 (pero sólo 6 oros). Sin embargo, a pesar del dominio de Noruega en este deporte, es un finlandés quien encabeza el medallero histórico: Matti Nykänen ganó 4 oros y 1 plata olímpicas.

APÚNTATE A LAS OLIMPIADAS. DISFRUTA DE TODO ESTO.

Eventos deportivos en directo. Acceso ilimitado a las series. Lo mejor de las noticias y los momentos olímpicos destacados
Regístrate aquí Regístrate aquí