Mounir Biba: "El breaking nació de la paz en el Bronx"

En marco del Día Olímpico, el 23 de junio, Olympics.com echa la vista atrás hacia los orígenes del breaking junto a Mounir Biba, campeón del mundo en varias ocasiones y juez en Buenos Aires 2018, y quien ha jugado un rol clave para el breaking haga su debut olímpico en París 2024.

Por Guillaume Depasse
Foto por 2022 Getty Images

"Muévete por la paz".

El eslogan del Día Olímpico 2022 concuerda perfectamente con el nuevo deporte en el programa olímpico para París 2024: el breaking.

En poco más de dos años, decenas de B-boys y B-girls llegarán a la Plaza de la Concordia de París para tomar parte en las emocionantes batallas de breaking, un deporte que mezcla las aptitudes atléticas de los breakers con movimientos artísticos, con el objetivo de ganar las primeras medallas olímpicas en la historia del breaking.

Este es un deporte que tiene sus orígenes en un movimiento pacifista que tuvo lugar en el distrito neoyorquino del Bronx a comienzos de los 70s, tras un difícil periodo de violencia entre bandas.

Olympics.com echa la vista atrás al nacimiento de la cultura del hip-hop, donde emergió el breaking, de la mano de Mounir Biba, un B-boy francés que ganó el Red Bull BC One en 2012 y que trabajó junto a Tony Estanguet, presidente de París 2024, para añadir este deporte al programa olímpico.

Una banda que quería la paz

En la década de los 70, el norte de Nueva York estaba afrontando muchos problemas relacionados con una crisis social. Algunos barrios, particularmente en el sur del Bronx, se dividieron por zonas controladas por diferentes bandas.

"La gente del gueto, porque era un gueto, estaba abandonada", explica Biba, una de las mayores figuras en el breaking, que bailó en la Vagabond Crew durante más de 20 años.

"La gente vivía en una extrema pobreza, había un nivel de desempleo muy elevando y violencia a diario. Había una guerra entre bandas. Sabemos cómo es el invierno en Nueva York y la mayoría de la gente no tenía agua caliente, electricidad o calefacción. Fueron tiempos difíciles".

En diciembre de 1971, un miembro de los Ghetto Brothers llamado Cornell Benjamin, también conocido como Black Benjie, buscó cambiarlo todo. Un superior, Benjy Meléndez, le pidió que buscara el modo de promocionar la paz entre las bandas en este barrio de Nueva York, que se extiende en un área 1.5 veces más grande que París.

El Bronx, Nueva York, en los 70s.
Foto por Courtesy of ©Joe Conzo for "Breaking Life" original series

Un tratado de paz firmado en un club del Bronx

Mientras intentaba realizar su misión, Benjamin fue asesinado. Fue un asesinato que repercutió en todo el Bronx, y que pudo provocar muchos nuevos enfrentamientos.

Pero Meléndez y Carlos Suárez, presidente de los Ghetto Brothers, estaban convencidos de que se necesitaba la paz para hacer del Bronx un mejor sitio para vivir.

"Los Ghetto Brothers se están moviendo en la dirección correcta", escribió José Torres en el New York Post. "No creen en confrontraciones sangrientas. No creen que la violencia sea el sustituto de la persuasión".

Meléndez y Suárez decidieron visitar a la madre de Cornell, y como escribió Jeff Chang en su libro Can't Stop Won't Stop: A History of the Hip-Hop Generation, ella tenía claro lo que quería: "No quiero venganza. Benjie vivía para la paz".

El deseo por la paz que sentían Suárez y Meléndez se fortaleció, e hicieron todo lo que pudieron para concentrar a los líderes de las bandas para sentarse y hablar.

El 8 de diciembre, docenas de estos líderes entraron al Boys Club del Bronx, junto a policía y medios de comunicación. Después de largas conversaciones, en las que algunas voces llegaron a alzarse, se firmó un tratado de paz.

"Eran libres. Podían cruzar las calles, hablar los unos con los otros, conocerse, quedar... es algo que antes no existía", explica Biba.

Block Parties en el Bronx durante los 70s.
Foto por Courtesy of ©Joe Conzo for "Breaking Life" original series

Comienza la cultura del hip-hop y nace el breaking

Mientras el tiempo pasaba, la confrontación fue reemplazada por la creatividad, y los miembros de las bandas se encontraban en fiestas improvisadas, que eran conocidas como 'block parties'.

"Comenzaron a hacer música, quedando en parques y entonces podíamos ver a los primeros B-boys y B-girls, los primeros MCs, los primeros DJs. Y, en agosto de 1973, cuando DJ Kool Herc realizó las primeras fiestas, nació la cultura del hip-hop".

Los bailarines se enfrentaban entre ellos en 'batallas' cuando bajaba el sonido de las voces en una pista remixada por el DJ y solo se oían los instrumentos. Esto se conocía como 'break' (pausa o descanso).

Rap, graffiti, breaking... todos estos movimientos de arte urbano crecieron en la primera mitad de los 70s, antes de expandirse internacionalmente y convertirse en las culturas que conocemos hoy en día.

"Es una cultura nacida de la paz, primero y ante todo", concluye Biba. "Es por ello por lo que el eslogan del hip-hop es 'Paz, Unidad, Amor y Pasarlo bien'. Estos son los valores y mensajes que el hip-hop muestra desde sus inicios, especialmente cuando está relacionado con el baile".

Y estos mensajes siguen resonando en el Día Olímpico, y volverán a ser compartidos por todo el mundo en julio de 2024, cuando los Juegos Olímpicos comiencen en París.

Un bailarín en el Bronx.
Foto por Courtesy of ©Joe Conzo for "Breaking Life" original series

APÚNTATE A LAS OLIMPIADAS. DISFRUTA DE TODO ESTO.

Eventos deportivos en directo. Acceso ilimitado a las series. Lo mejor de las noticias y los momentos olímpicos destacados