Mirada al pasado: el país más pequeño con un campeón olímpico

De todos los países que han competido en unos Juegos Olímpicos, Liechtenstein es el más pequeño (en cuanto a población) con un campeón olímpico. Hanni Wenzel fue su heroína, ganando un oro en esquí alpino en Lake Placid 1980. Olympics.com te trae la intrahistoria de aquel momento glorioso para este pequeño principado en el corazón de Europa.

Por Virgílio Franceschi Neto

En los Juegos Olímpicos han participado atletas de más de 200 países. Algunas naciones tienen mucha más población que otras. Algunas cubren enormes extensiones de terreno, mientras que puede que otras sean más pequeñas que la ciudad donde vives. Son los llamados microestados.

En los pasados Juegos Olímpicos de Tokio 2020, dos de estos países fueron noticia: Bermudas y San Marino.

Bermudas tiene una extensión de tan solo 53 km² y una población de 65.000 personas, y en Tokio 2020, por primera vez en la historia, una de sus atletas ganó el oro: Flora Duffy en la competición femenina de triatlón. Hasta entonces, la única medalla era el bronce de su compatriota Clarence Hill en los pesos pesados de boxeo en Montreal 1976.

San Marino también tuvo su momento de gloria en Tokio 2020, al convertirse en la nación más pequeña en ganar una medalla en los Juegos Olímpicos de Verano. Rodeada por Italia, San Marino tiene una población de apenas 35.000 personas, pero sus atletas ganaron dos medallas en tiro (plata en foso femenino y bronce en foso por equipos mixtos) y una en lucha (bronce en lucha libre masculina, 86 kg).

Sin embargo, de todos estos microestados, el menos poblado con un campeón olímpico es Liechtenstein, gracias al triunfo de Hanni Wenzel en esquí alpino en Lake Placid 1980.

Aquí tienes la historia de este momento de gloria de Lichtenstein en los Juegos Olímpicos de Invierno.

De izquierda a derecha, los esquiadores alpinos Hanni, Andreas y Petra Wenzel, de Liechtenstein

Su carrera deportiva

Nacida en lo que entonces se conocía como Alemania Occidental, cuando tenía tan solo un año Wenzel se trasladó con su familia a Liechtenstein, un país con menos de 40.000 habitantes y que se puede atravesar en coche en menos de 30 minutos. Desde pequeña, compartió su pasión por el esquí alpino con sus hermanos, Andreas y Petra.

Después de su gran actuación en el Mundial de St. Moritz 1974, donde ganó el oro en eslalon (en aquel entonces, la atleta más joven en ganar este título), y una plata en la combinada, Wenzel obtuvo la nacionalidad de Liechtenstein y pudo representar al principado en Innsbruck 1976, donde ganaría un bronce en esquí alpino. Dos años más tarde, se proclamó campeona absoluta de la Copa del Mundo.

Su mejor temporada

Gracias a estos grandes resultados, Wenzel se perfilaba como la gran favorita en esquí alpino para Lake Placid 1980. En su primera prueba, el descenso, ganó la plata. Y cuatro días después, en el eslalon gigante, ganó el oro, convirtiendo a Liechtenstein en la nación más pequeña con un campeón olímpico.

“Fue el mayor éxito de mi carrera”, aseguró Wenzel a Olympics.com.

Y la hazaña se repetiría tan solo 48 horas más tarde en el eslalon, la última prueba del esquí alpino en aquellos Juegos de Invierno. Wenzel volvió a ganar el oro y su logro no solo empujó a la gente a buscar este pequeño país en el mapa, sino que provocó cierta confusión entre los espectadores, pues el himno de Liechtenstein es idéntico al God Save the Queen, el himno de Gran Bretaña.

“Fue toda una experiencia para Liechtenstein ganar tantas medallas en aquellos Juegos celebrados en Estados Unidos”, dijo Wenzel en los Fair Play Awards de 2009.

LEER MÁS: Hanni Wenzel alcanza la gloria en el eslalon (artículo en inglés)

La familia Wenzel

Las 10 medallas olímpicas de Liechtenstein (casi una por cada 3.800 personas) han llegado en los Juegos de Invierno. Y siete de ellas las han ganado miembros de la familia Wenzel. Además de Hanni, Andreas Wenzel también ganó una plata en Lake Placid 1980 y un bronce en Sarajevo 1984, ambas en el eslalon gigante.

Hanni se casó con Harti Weirather, un esquiador austriaco que ganó sendos oros en la Copa del Mundo (1981) y el Mundial (1982). Y juntos tuvieron una hija, Tina Weirather, que en PyeongChang 2018 ganó la décima medalla olímpica para su país (y la séptima para su familia) con su bronce en el supergigante de esquí alpino.

Las otras tres medallas que han ganado los atletas de Liechtenstein corrieron a cargo de los hermanos Willy y Paul Frommelt (bronce en eslalon en Innsbruck 1976 y Calgary 1988, respectivamente); y Ursula Konzett, también bronce en eslalon, en su caso en Sarajevo 1984.

Tina Weirather, de Liechtenstein, celebra su bronce en el supergigante de esquí alpino en PyeongChang 2018
Foto por 2018 Getty Images

Sobre Hanni Wenzel

Después de Lake Placid 1980, la carrera de Hanni siguió por cuatro años más. En 1984 se retiró con cuatro medallas olímpicas (incluidos dos oros), cuatro títulos de campeona del mundo y 33 victorias en la Copa del Mundo.

Su palmarés no deja dudas de que es una de las mejores representantes de su deporte en la historia. Y por supuesto, una de las mayores leyendas del deporte de Liechtenstein.

APÚNTATE A LAS OLIMPIADAS. DISFRUTA DE TODO ESTO.

Eventos deportivos en directo. Acceso ilimitado a las series. Lo mejor de las noticias y los momentos olímpicos destacados