Michelle Alonso se consolida en Tokio 2020 como una de las grandes nadadoras de élite

La abanderada española consigue su tercer título Paralímpico consecutivo, consigue superar su propio récord mundial y ser la primera representante nacional con discapacidad intelectual

Foto por 2021 Getty Images

Victoria sin paliativos para la nadadora española Michelle Alonso. Consigue superar su propio récord mundial establecido en abril de 2016 en Glasgow y defiende por tercera vez consecutiva su tercer título Paralímpico. Todo ello mientras se corona en estos Juegos como la primera abanderada española con discapacidad intelectual en una Ceremonia de Apertura, tras guiar al conjunto español en la Ceremonia de Clausura de Río 2016.

Alonso (Santa Cruz de Tenerife, 1994) tiene un 37% de discapacidad intelectual diagnosticada a sus 12 años de edad. Sin embargo, ya había comenzado a practicar natación como método de rehabilitación para sus problemas de espalda. "No acabé en este deporte por decisión propia, pero mis médicos me animaron a nadar y me gustó mucho. Mejoró mis problemas de espalda pero también alimentó mi ambición y mis ganas de competir", declaró a Mundo Deportivo.

LEA MÁS: España presume de abanderados para Tokio 2020

A sus 27 años se ha convertido por méritos propios en una de las mejores nadadoras Paralímpicas del mundo. Sin embargo, no ha tenido una vida facil. Por un lado, Alonso fue rechazada en su primer club por sus entrenadores y compañeras -un trauma que ha arrastrado gran parte de su vida- pero sus padres insistieron en que continuara hasta que dieron con José Luis Guadalupe.

Este entrenador, con quien tuvo sintonía desde el primer momento, decidió que Alonso se pusiese cascos de música antes de competir para ignorar a cualquier compañera que se estuviese riendo de ella, así como para difuminar sus inseguridades y mantener su concentración en la competición. Una tontería, tal y como lo califica el entrenador, pero fundamental para la salud mental de una niña preadolescente.

Pero el valor y mérito de Alonso van mucho más allá de sus medallas Paralímpicas. En 2018 fue la primera persona con discapacidad que participó en un campeonato absoluto de natación, midiéndose con leyendas de la natación convencional como Mireia Belmonte o Jessica Vall. De esta manera, Michelle rompe barreras y abre el camino hacia la inclusión en el deporte. También ha fundado su propio club, el Club Deportivo Midayu Tenerife, desde donde buscan la inclusión en el deporte (especialmente en la natación) tanto a nivel nacional como internacional.

APÚNTATE A LAS OLIMPIADAS. DISFRUTA DE TODO ESTO.

Eventos deportivos en directo. Acceso ilimitado a las series. Lo mejor de las noticias y los momentos olímpicos destacados