La historia de amor de Donovan Carrillo que le llevó a enamorarse del patinaje artístico

En su debut olímpico en Beijing 2022, Carrillo ha hecho historia al ser el primer mexicano en llegar al programa libre de patinaje artístico en unos Juegos Olímpicos. Pero, ¿sabes que empezó en este deporte cuando se enamoró de una niña? Descubre la historia aquí.

Por Marta Martín
Foto por 2022 Getty Images

Hoy, 14 de febrero, se celebra San Valentín y, si eres de los que cree que el amor mueve el mundo, esta historia sin duda te va a emocionar. Si no, puede que te lo replantees. Porque en ella, el amor ha llevado a Donovan Carrillo hasta los Juegos Olímpicos de Invierno, en los que ha debutado en Beijing 2022, donde ha sido el primer mexicano en llegar al programa libre -en la final de patinaje artístico masculino en la que se reparten las medallas- en una justa olímpica.

La historia de Carrillo, de 22 años, ha rodeado siempre al amor.

El mexicano comenzó a practicar patinaje artístico con 8 años, pero no porque estuviera enamorado del deporte, precisamente, sino de una niña, a la que conoció cuando acompañaba a sus padres a recoger de clases de patinaje a su hermana mayor, Dafne. “Me tocaba acompañar a mis papás a recogerla, y eso fue el causante de que yo conociera a una niña y me enamorara”.

"Lisa era la hija de una maestra que daba clases de patinaje sobre hielo. Su mamá era rusa y su papá argentino. Ella era y es una niña muy guapa, y de hecho es modelo hoy en día. Me acuerdo que la primera vez que tuve la oportunidad de conocerla, prácticamente me enamoré de ella. Y les comenté a mis papás a ver si podía meterme a clases de patinaje con el objetivo de intentar conquistarla", recuerda Carrillo en una entrevista exclusiva tras su participación en Beijing 2022 con Olympics.com.

Y la táctica de Donovan funcionó. A través de la unión creada por el patinaje artístico, conquistó a Lisa.

"Tuve la oportunidad de ser novio de Lisa por un tiempo. Éramos niños y realmente solo nos enviábamos cartas. Fue una experiencia muy bonita para mí. Recuerdo que también convivíamos mucho tiempo en la pista y jugábamos a algún juego tras las clases con mi hermana, Dafne. Lo pasábamos muy bien", sigue contando el mexicano.

Sin embargo, conquistando a Lisa lo que le acabó enamorando fue el patinaje artístico. “Poco a poco el patinaje me fue envolviendo hasta que finalmente me terminé enamorando del deporte”, explica.

El resto, es historia. A pesar de comenzar en el patinaje artístico casi por casualidad, Carrillo ha hecho historia en este deporte para México en los Juegos Olímpicos de Invierno, donde, además, ha conseguido realizar la mejor actuación de su carrera.

¿Ha sabido algo de Lisa?

Espera un momento.

Realmente no, el resto no es historia. Aún queda un último capítulo en esta historia de amor. Si bien Lisa, de algún modo, fue quien le llevó a Donovan Carrillo hasta el patinaje artístico; ha sido ahora el patinaje artístico y los Juegos Olímpicos los que le han llevado a él de vuelta a Lisa.

"Después del programa corto me mandó un mensaje felicitándome por lo que había logrado. Y platiqué muy poco con ella. Después de muchos años tenía mucho tiempo que no sabía nada de ella y tuve la oportunidad de volver a hablar con ella", cuenta Carrillo.

Pero, aunque le hiciera ilusión reencontrarse a través de unos mensajes con Lisa, después de conseguir la histórica clasificación al programa libre, Donovan Carrillo primero necesitaba hablar con otro amor de su infancia, y de su presente.

"Cuando acabé el programa corto recibí mensajes de muchas personas de mi país: muchos artistas, deportistas... pero también de mi familia. Pero yo todo lo que quería era hablar con mi mamá. Así que me tomé mi tiempo para hablar con ella un poco, entre el corto y el libre, para agradecerle su apoyo, y el de mi familia, para conseguir este sueño olímpico".

EL PATINAJE ARTÍSTICO EN TU BANDEJA DE ENTRADA.

No te pierdas las noticias de patinaje artístico, vídeos, momentos destacados de los Juegos Olímpicos de Invierno y mucho más.