Estos son los cinco atletas de Hispanoamérica que buscan brillar en el tenis en silla de ruedas Paralímpico

Conozca los tenistas hispanoamericanos que lucharán por subirse al podio en Tokio 2020

Foto por 2021 Getty Images

El tenis en silla de ruedas apareció por primera vez en los Juegos Paralímpicos de Barcelona en 1992, y aunque ningún atleta hispanoamericano se ha subido al podio en una prueba hasta ahora dominada por los Países Bajos, Tokio 2020, en 2021, será el escenario para que los tenistas de la región se prueben a sí mismos. Aquí le presentamos a los tenistas de Hispanoamérica que buscarán el protagonismo en el Parque de Tenis de Ariake, donde competirán para hacer historia en sus países y ganar la primera medalla de la región en los Juegos Paralímpicos.

Daniel Caverzsachi (España)

Tokio 2020 son los terceros Juegos para el joven tenista español Daniel Caverzaschi, quien logró llegar a octavos de final en la rama individual en Río 2016, y cuartos de final en los dobles de la misma competición. El tenista zurdo llegó a la capital japonesa en el puesto 14 del ránking mundial y viene con el objetivo de superar los octavos y desplegar el mismo juego que lo llevó en 2019 a los campeonatos ITF de República Checa y Portugal.

El joven tenista se muestra tajante: "Tengo a 13 jugadores por delante que son más favoritos que yo", declara en Catalunya Press. "Soy muy ambicioso y entreno para ser el mejor y ganar una medalla". Caverzsachi sabe que tiene la posibilidad de dar la sorpresa en el tenis en silla de ruedas.

Angélica Bernal (Colombia)

Reconocida como la mejor deportista colombiana en 2021, Angélica Bernal busca hacer historia para Colombia y convertirse en la primera hispanoamericana en ganar una medalla en el tenis en silla de ruedas. Tokio 2020 serán sus terceros Juegos Paralímpicos, en los que esta ocasión llega como la número nueve del mundo y un oro en Parapanamericanos de Lima 2019.

Angélica nació sin su pierna derecha, pero eso no le impidió comenzar a practicar el tenis a los seis años de edad, y a los once, subirse a la silla de ruedas para representar a Colombia en Sudamérica y Europa. La tenista ve en Tokio 2020 la posibilidad de subirse al podio y cumplir uno de sus más grandes sueños.

Sin embargo, ella también cree que estos Paralímpicos son una oportunidad para abrirle la puerta a muchos jóvenes deportistas en Colombia. Bernal debutará en dobles el 27 de agosto, y buscará desde el primer momento reafirmar las esperanzas que Colombia y el deporte hispanoamericano han puesto sobre ella.

Macarena Cabrillana (Chile)

En sus segundos Juegos Paralímpicos, Macarena Cabrillana llega a Tokio 2020 como una grata sorpresa hispanoamericana del deporte chileno. Clasificada en el top 10, su mejor posición hasta ahora, Cabrillana se siente "más madura y preparada" en comparación con Río 2016.

Por otra parte, ser la primera tenista chilena en un Gran Slam, competitivamente comparable con el nivel de los Juegos Paralímpicos, le dio a la chilena la certeza de que lo impensable es posible.

Cabrialla busca hacer de esta segunda experiencia Paralímpica en el tenis en silla de ruedas lo mismo que ella hace en su día a día: luchar y soñar.

Gustavo Fernández (Argentina)

"Es el sueño". No hay mejores palabras con las que el argentino Gustavo Fernández pueda describir la oportunidad de estar en unos Juegos Paralímpicos. El número dos en el ránking mundial sabe que llega a Tokio 2020 con la idea de poder revertir lo sucedido en Londres 2012 y Río 2016, donde se quedó en cuartos de final.

Fernández quiere demostrar por qué tiene cuatro Gran Slams individuales y uno en dobles dentro de su palmarés. Y es que a sus 27 años, el argentino tiene experiencia. "Siempre he ido a los Paralímpicos pensando que puedo ganar, pero esta vez, con estos buenos años, el buen trabajo y la experiencia de haber triunfado, realmente aspiro a una medalla y en especial a una de oro en individuales", declara para ESPN Argentina.

Gustavo Fernández es una carta fuerte para el deporte hispanoamericano y sobre todo para su país. "Argentina me hizo lo que soy. Realmente lo valoro y respeto; es una parte enorme de mí".

José Pablo Gil (Costa Rica)

El centroamericano vive la oportunidad más grande de su vida al haber sido invitado por parte del Comité Paralímpico Internacional y la ITF. La llegada del costarricense a Tokio 2020 está llena de sensaciones y emociones, especialmente porque él sabe que en ello radica su mayor posibilidad de dar la sorpresa.

En 2016, José Pablo Gil sufrió un accidente que lo dejó en coma durante dos semanas, del cual regresó sin poder volver a caminar. Fueron años en los que Gil tuvo que replantear su vida y encontró en el tenis en silla de ruedas su renacimiento. "Entendí que todo continuaba, y que al final dependía de mí lo que quería hacer con mi vida. Volví a enamorarme y a darle la oportunidad al deporte que me ha dado tanto para crecer, para experimentar y vivir".

El centroamericano, a diferencia de la mayoría de competidores en el tenis en silla de ruedas, tan solo tiene tres años compitiendo, pero para él, batirse entre los mejores ha sido el sueño de toda su vida. No solo eso: ahora llega a Tokio 2020 con la mentalidad de ganar partidos y dejar a Costa Rica en lo más alto.

APÚNTATE A LAS OLIMPIADAS. DISFRUTA DE TODO ESTO.

Eventos deportivos en directo. Acceso ilimitado a las series. Lo mejor de las noticias y los momentos olímpicos destacados