El iraní Sajad Ganjzadeh gana el oro en kumite +75 después de ser noqueado

El saudí Tareg Hamedi fue descalificado después de propinar una patada en la cara a Ganjzadeh, que cayó noqueado. Los bronces fueron para ARAGA Ryutaro (Japón) y Ugur Aktas (Turquía)

Foto por 2021 Getty Images

El iraní Sajad Ganjzadeh ganó el oro en kumite +75, el último del karate en Tokio 2020, después de recibir una patada en la cara de Tareg Hamedi. Ganjzadeh cayó noqueado y los jueces descalificaron al saudí por una acción peligrosa para la integridad de su rival.

El golpe llegó a dos minutos para el final del combate, cuando Hamedi dominaba por 4-1. En un primer momento el karateca saudí celebró el golpe, que en apariencia sentenciaba el oro, pero pronto se dio cuenta de la gravedad de la escena. Ganjzadeh necesitó asistencia médica para recuperarse.

Sajad Ganjzadeh añade este oro Olímpico a un palmarés donde ya había cuatro títulos de campeón del mundo (tres por equipos). En su camino hacia la final, el iraní derrotó al canadiense Daniel Gaysinksy (2-1), el estadounidense Brian Irr (6-0), el croata Ivan Kvesic (3-1).

En la semifinal Ganjzadeh había vencido a Ugur Aktas, siete veces campeón de Europa (cuatro en individual, incluido este mismo año, y tres por equipos). El turco se llevó uno de los dos bronces. El otro fue para el japonés ARAGA Ryutaro, excampeón del mundo en 2016 en la categoría de -84 kg.

MÁS: Así quedó la competición de karate en la división de kumite +75 kg