El final más apretado del ciclismo en ruta en la historia Olímpica

En octubre de 1964, Tokio fue por primera vez sede de unos Juegos Olímpicos. Para celebrar el aniversario, Tokio 2020 le acercará algunos de los momentos más increíbles e históricos que tuvieron lugar hace 56 años. En una nueva parte de la serie, echamos la vista atrás al caótico pelotón que acabó la carrera con solo dos décimas de diferencia entre el oro y la 99ª posición

Foto por 2019 Getty Images

Los antecendentes

Ciclismo. Ese deporte que ha formado parte del programa Olímpico desde los primeros Juegos de la Modernindad, que tuvieron lugar en Atenas 1896.

Los márgenes entre la gloria y el desastre son normalmente pequeños, pero lo que pasó en Tokio 1964 fue algo de otro mundo.

Durante la carrera individual masculina de ciclismo en ruta, 139 atletas de 37 países tenían que cubrir un recorrido de 194,832 km, y la mayor parte de la carrera discurrió bajo una tremenda lluvia.

Seis días antes de la carrera del 22 de octubre, se disputó la primera parte del ciclismo en ruta: la contrarreloj individual. En ella, los Países Bajos ganaron el oro, Italia, la plata y Suecia, el bronce. Precisamente los ciclistas de estos países eran favoritos en la carrera en ruta individual, si bien es cierto que con solo ciclistas amateur participando, era difícil prever los ganadores.

Entre ellos había varias estrellas potenciales, como Felice 'El Fénix' Grimondi, de Italia, Walter 'El Bulldog de Flandes' Godefroot, de Bélgica, y su compatriota Eddy 'El Caníbal' Merckx.

tokyo1964_cyclingroad_podium
Foto por 2019 Getty Images

El momento

Normalmente en el ciclismo en ruta se producen escapadas, con las que un grupo de ciclistas consiguen despegarse del pelotón. Pero algo bastante diferente ocurrió en Tokio 1964.

Sus escapadas fueron algo que había que ver para creer.

El recorrido Olímpico de Tokio era algo inusual, si se compara con la típica carrera. Normalmente, las espadas se producen en las subidas, pero el recorrido de Tokio 1964 solo contaba con una pequeña subida de 65 m.

Por ello, aunque algunos ciclistas intentaron escaparse del grupo, no consiguieron mantener el liderato. Así que el pelotón llegó prácticamente unido hasta la línea de meta. Solo les quedaba a los participantes una opción para ganar medalla: el sprint final.

Con las cabezas bajas y las piernas pedaleando lo más rápido posible, un enorme grupo de ciclistas batallaron hasta la meta. Y, tras un gran arreón final, el oro se determinó por solo centésimas de segundo. 51 corredores marcaron el mismo tiempo, de 4:39:51.

El italiano Marino Zanin (4:39:51.63) finalizó la carrera en primer lugar, seguido por el danés Kjell Rodian (4:39:51.65) y el belga Walter Godefroot (4:39:51.74).

Pero la distancia entre el medallista de oro, Zanin, y el corredor que acabó en 99ª posición, el iraní Sayed Esmail Hosseini, según los tiempos oficiales fue de solo dos décimas de segundo.

Fue el final de carrera más apretado en los Juegos.

¿Qué pasó después?

A pesar de convertirse en campeón Olímpico, Zanin nunca volvió a alcanzar semejante altura en su carrera, en la que solo ganó una etapa en la Vuelta a España de 1966. Rodian se retiró de la competición internacional después de Tokio 1964, aunque siguió participando en carreras locales en Dinamarca.

Por su parte, Godefroot, que fue bronce, sí que obtuvo más éxitos. Ganó el jersey verde en el Tour de Francia de 1970 y varias carreras importantes, como la París-Roubaix o el Tour de Flandes. Tras su retirada, siguió trabajando en el mundo del ciclismo, e incluso llegó a convertirse en el director deportivo de un equipo profesional.

Pero para encontrar al ciclista que fue más existoso tras estos Juegos, hace falta mirar más allá del podio. Eddy Merckx, 'El Canibal', fue 12º en Tokio 1964 y está considerado como uno de los más grandes ciclistas de la historia.

En su carrera ganó cinco Giros d'Italia, cinco Tours de Francia y una Vuelta a España. Sigue conservando el récord de más victorias de etapas en el Tour (34), más ganador de Grandes Vueltas (11) y más Campeonatos del Mundo (tres, junto a otros corredores que le igualaron).

En Tokio 2020 el recorrido será completamente diferente al de Tokio 1964. Habrá un punto de salida y un punto de meta diferentes -algo novedoso en carreras de ruta Olímpicas- y en categoría masculina se recorrerán 244 km desde el Musashinonomori Park. El recorrido no será tan simple como el de Tokio 1964, y tendrá 4.865 m de desnivel acumulado, lo que ofrecerá múltiples opciones de escapadas para los ciclistas.

Así que será poco probable que se repita aquel increíble sprint final que tuvo lugar hace 56 años en Japón.