El broche soñado del karateca Antonio Díaz: en unos Juegos Olímpicos y en Japón

El karateca venezolano imaginó con Daniel Dhers que un día sus deportes serían Olímpicos. Ahora quiere seguir los pasos de su amigo, subcampeón Olímpico de ciclismo BMX freestyle en Tokio 2020

Foto por 2020 Getty Images

Hace unos días Antonio Díaz recordaba un encuentro en Francia con su compatriota Daniel Dhers en 2015. Los dos, contaba el karateca, estaban en el país galo para competir y hablaron de lo que entonces eran posibilidades de que sus respectivos deportes fueran Olímpicos en Tokio 2020 “y lo bonito que sería poder participar”.

Seis años después, Dhers es subcampeón Olímpico de ciclismo BMX freestyle y Díaz espera seguir sus pasos en karate. Sería el broche a un palmarés brillante y en el debut Olímpico de su deporte, la principal razón por la que ha alargado su carrera hasta los 41 años. 

“A lo largo de mis años compitiendo, he tenido varios momentos en los que he pensado en el retiro. Pero creo que el escenario de unos Juegos Olímpicos, el evento deportivo más importante, y además en Japón, la tierra del karate, es el lugar perfecto para poner el punto y final”, explicó hace un año en una entrevista con Tokio 2020.

Su momento llegará este viernes, 6 de agosto, desde las 10:24, hora local (jueves, 5 de agosto a las 21:24 en Caracas).

Medallista de récord Guinness

Antonio Díaz debutó hace ya 25 años en los Mundiales de karate, donde ha sumado dos oros (2010, 2012), una plata (2008) y cinco bronces (2002, 2004, 2006, 2014, 2016). Tiene el palmarés más extenso en competiciones mundiales, un logro que le valió un récord Guinness. 

Pero ahora le toca competir para llenar uno de los pocos huecos que quedan: la medalla Olímpica.

Díaz tiene claro que, a sus 41 años, puede tener alguna desventaja física ante karatecas más jóvenes, pero también que este aspecto no es tan determinante en la kata, que no es un combate cuerpo a cuerpo (kumite), sino una modalidad donde deben representar una secuencia establecida de técnicas ofensivas y defensivas.

“Creo que es algo que no me debería afectar, sobre todo en mi disciplina donde la técnica es muy importante. Eso es mi fuerte, es un punto positivo para mí”, apuntó.

Rivales conocidos por el podio

Díaz compite en un Grupo A donde coincide con dos de sus rivales más peligrosos, el turco Ali Sofuoglu y el japonés KIYUNA Ryo, números dos y tres del mundo respectivamente.

“A Kiyuna lo vi de alguna manera comenzar en 2012, cuando le gané en la semifinal del Mundial de 2012. A partir de aquel momento empezó a despegar. Y Sofuoglu es mucho más joven, viene con esa energía que le da la juventud, lo que lo hace un rival difícil”, apuntó.

Otro de sus principales rivales en la pelea por los metales será el español Damián Quintero, a quien también conoce sobradamente. “A Damián también lo conozco desde hace muchos años. No es de los más jóvenes, pero ahora es el número 1”, dijo.

Una conexión especial con Japón

A Díaz le hace especial ilusión volver a competir en Japón, un lugar en el que ha pasado mucho tiempo y que conoce muy bien.

“Uno de los primeros dojos en los que estuve era de un maestro japonés, Shoko Sato, que fue el primero en venir a Venezuela. Luego, recuerdo mi primer viaje a Japón en 1997, cuando fui a un campeonato en Okinawa donde también estuve entrenando unos años después", reconocía.

Y en 2007 conoció al que sería su maestro durante la mejor época de su carrera, Yoshimi Inoue, fallecido en 2015. “Durante muchos años fui a entrenar con él a Tottori. Esta ciudad no es muy grande y pude vivir muy de cerca la cultura japonesa gracias a mi maestro quien se definía como medio japonés y medio latino. Japón es un lugar muy especial para mí”, comentó.

Y allí, en Tokio 2020, espera llenar el hueco que falta en su palmarés.

APÚNTATE A LAS OLIMPIADAS. DISFRUTA DE TODO ESTO.

Eventos deportivos en directo. Acceso ilimitado a las series. Lo mejor de las noticias y los momentos olímpicos destacados
Regístrate aquí Regístrate aquí