Loading...

Diez momentos para recordar: atletas hispanohablantes olímpicos en verano e invierno

Los deportistas hispanohablantes han hecho que los Juegos Olímpicos de Invierno brillen aún más. Antes de vivir nuevos instantes memorables en Beijing 2022, recuerda junto a Olympics.com algunos de estos momentos en los que no solo relucen las medallas. Hoy, recuerda a algunos olímpicos hispanohablantes que han competido en Juegos Olímpicos de Verano y de Invierno.

4 min Por Marta Martín
ROBERTO TAMES (FRONT-DRIVER) AND MIGUEL ELIZONDO OF MEXICO -2 RACE DOWN THE BOBSLEIGH RUN DURING THE TWO MAN BOBSLEIGH COMPETITION AT THE 1992 WINTER OLYMPICS IN ALBERTVILLE.
(Foto por Chris Cole/Getty Images)

Competir en unos (¡o incluso dos!) Juegos Olímpicos ya es el sueño de muchos deportistas. Pero algunos atletas hispanohablantes han dado un paso más: han tomado parte en Juegos Olímpicos de Verano y de Invierno; algo al alcance de muy pocos.

En la última entrega de la serie 'Diez momentos para recordar', en la que Olympics.com ha recopilado historias de atletas hispanohablantes en los Juegos de Invierno, hoy se da protagonismo a estos deportistas, que han visitado el mayor escenario deportivo global para dejar huella.

Miguel Elizondo (MEX): atletismo y bobsleigh

Miguel Elizondo, de México, probó en sus dos participaciones olímpicas eso de que juntos somos más fuertes (#StrongerTogether), ya que, tanto en los Juegos de Invierno como en los de Verano, siempre estuvo acompañado.

Su debut en el máximo escenario deportivo fue en Seúl 1988, cuando tomó parte en el relevo mexicano de atletismo de 4x100m, que finalizó en 16ª posición. Pero el sueño había comenzado mucho antes para Elizondo.

"Este proceso se da como un sueño: nací en un año olímpico [1968], tengo un tío que siempre me decía ´Olímpico´ desde pequeño, y ahí me puse la meta de ir a unas Olimpiadas", expresó en 2014 en una entrevista con El Horizonte.

Pero poco sospechaba que, de volver a ser olímpico, lo sería en unos Juegos de Invierno. Y lo hizo de la mano de otros mexicanos que soñaban también con los Juegos: los hermanos Tames. En Albertville 1992 pudo competir en bobsleigh a dos masculino junto a Roberto, el impulsor del sueño olímpico de invierno para México y del bobsleigh en este país.

Luis Omedes (ESP): remo y luge

El único deportista español que ha participado en Juegos Olímpicos de Invierno y de Verano ha sido Luis Omedes.

En Helsinki 1952, y con solo 14 años, fue el abanderado de España en la Ceremonia de Apertura, y después compitió en remo, en la categoría de cuatro con timonel.

Precisamente el remo era un deporte muy arraigado en su familia, ya que Luis no era el único que lo practicaba al más alto nivel: su padre fue olímpico en París 1924 y el seleccionador de España precisamente en 1952, mientras que su hermano Juan disputó dos Juegos Olímpicos (Londres 1948 y Helsinki 1952).

La actuación del equipo no fue destacada en Helsinki, pero Omedes iba a volver a intentar brillar en una ciudad fría... pero esta vez en los Juegos de Invierno. Tuvieron que pasar 16 años para que Luis Omedes volviera a unos Juegos, en este caso, los Juegos Olímpicos de Invierno Grenoble 1968.

Allí compitió en luge individual, firmando una 45ª posición. Un resultado que podría pasar desapercibido si no fuera porque Omedes hizo historia para su nación con sus dos participaciones en Juegos de Invierno y de Verano.

Jorge Bonnet (PUR): judo y bobsleigh

Jorge Bonnet, de Puerto Rico, quizás es el atleta más destacado de los duales invierno-verano, con cinco Juegos Olímpicos a sus espaldas.

Debutó en los Juegos Olímpicos en Los Ángeles 1984, donde fue 12º en la entonces llamada categoría de peso semimedio de judo. Cuatro años después conseguiría su mejor posición olímpica, también en unos Juegos de Verano, con su 9º puesto en peso medio en Seúl 1988. Después de aquellos Juegos siguió cosechando éxitos en el judo, deporte en el que logró dos medallas en los Campeonatos Panamericanos (plata en 1988 y bronce en 1990).

Entonces dio un giro a su carrera y, en el último año en el que coincidieron los Juegos de Verano y de Invierno, en 1992, Bonnet se decantó por estar presente en Albertville en vez de en Barcelona. Y por dejar de lado el judo y competir en bobsleigh, en la categoría a dos. El debut en la justa invernal pudo ser mejor, al marcar la 46ª posición.

Esto no le iba a parar en su camino olímpico, y en Lillehammer 1994 compitió en el mismo deporte en las categorías a dos y a cuatro masculinas. Su mejor posición en unos Juegos de Invierno fue precisamente en a cuatro, con una 25ª plaza. Nagano 1998 supuso el final de su trayectoria olímpica, pero no pudo poner un broche de oro, ya que su trineo de cuatro fue descalificado.

Añadir esto a tus favoritos
Puerto RicoPUR
Más de

You May Like