Diego López consigue el séptimo metal para México en los Paralímpicos

El nadador veracruzano gana el bronce y acerca al país a una marca histórica en el medallero nacional

Foto por Handout image supplied by OIS/IOC. Olympic Information Services OIS.

El nadador mexicano Diego López se ganó un lugar privilegiado en la memoria del deporte mexicano al ganar bronce en los 50 m espalda S3 y darle a México la medalla número 296 en Juegos Paralímpicos. El abanderado nacional, cinco veces medallista de oro Parapanamericano en Lima 2019, se subió esta tarde al podio convertido en leyenda para mostrarnos que la historia se reescribe en todo momento.

Hoy Diego López invariablemente nos recordó al joven Monsalvo revestirse dorado en Toronto 1976, o a Henry Delgadallio ganar playa en Arnhem. López colgó la medalla 108 de bronce para México en Juegos Paralímpicos, pero lo que ha hecho hoy el xalapeño estará siempre más allá de Tokio 2020 y su piscina. Hoy, más áureo que nunca, el joven nadador originario del cuatro veces heroico Puerto de Veracruz nos ha enseñado que ser mexicano significa una lucha permanente, no contra los demás, sino por hacer de la historia mexicana una llena de éxitos y victorias.

La lucha mexicana por la gloria Paralímpica

Pasaron más de 40 años, desde Toronto 1976, para que México volviera a obsesionarse con el medallero Paralímpico y todo lo que puede llegar a significar ganar una presea. Es imposible olvidar a los deportistas que, en aquel entonces, se volvieron auténticos héroes al conseguir los primeros metales para el país. De aquellos tiempos, reaparecen nombres como el de la multidisciplinaria Martha Sandoval, quien ganó la primera plata para México en tenis de mesa Paralímpico, aunque lo hizo también en la natación y en el lanzamiento de disco. Inolvidable es Josefina Cornejo, atleta fuera de serie que juntó 14 medallas en diferentes disciplinas entre Toronto 1976 y Arnhem 1980, estos últimos los más exitosos para México.

Sin embargo, como si se tratara de una especie de fantasma heroico que vuelve para no ser olvidado y confirmarse como parte inexorable del deporte nacional, es necesario sumergirse al agua para encontrar la primera medalla de oro para México en Juegos Paralímpicos. En Toronto 1976, un muy joven Eduardo Monsalvo atravesó en tan solo 16.10 segundos la piscina Paralímpica para dejar atrás al italiano Carmelo Addaris por 40 milésimas de segundo. Ese día, Monsalvo se aseguró un lugar permanente en la memoria nacional, no solo por el podio ni el primer oro para México, sino porque le demostró al país entero que no hay razón para pensar que un mexicano no puede competir y ganar contra cualquier deportista del mundo.

Son 45 años en los que cientos de atletas mexicanos han pasado por las pistas de tartán, peleado hasta el último segundo sobre el tatami y nadado en las piscinas Paralímpicas para demostrarse a sí mismos que el cuerpo no tiene límites. Para gritarle al mundo que están aquí para luchar y que en México el deporte Paralímpico es una de esas tantas cosas que, por su valentía, no puede ser sino mexicano.

APÚNTATE A LAS OLIMPIADAS. DISFRUTA DE TODO ESTO.

Eventos deportivos en directo. Acceso ilimitado a las series. Lo mejor de las noticias y los momentos olímpicos destacados
Regístrate aquí Regístrate aquí