Cristian Ribera persigue la primera medalla de Brasil en unos Juegos Paralímpicos de Invierno

El esquiador de fondo ganó una medalla de plata en el Mundial en enero y quiere seguir haciendo historia junto a su nación en los Juegos Paralímpicos de Invierno Beijing 2022. Su mayor activo es la resiliencia de su familia.

Por Sheila Vieira
Foto por 2019 Getty Images

Brasil, uno de los países emergentes de los Juegos Paralímpicos de Verano, quiere replicar su éxito en los Juegos Paralímpicos de Invierno Beijing 2022, que se están celebrando en la capital china hasta el domingo, 13 de marzo.

Aunque una medalla en unos Juegos de Invierno aún se ve como algo difícil para un país sudamericano, las perspectivas para Brasil en estos Paralímpicos son mejores que nunca, gracias a Cristian Ribera.

El pasado mes de enero, este para esquiador de fondo ganó una medalla de plata en la prueba de esprint del Mundial de Para Deportes de Nieve en Lillehammer, Noruega. Era la primera vez que Brasil terminaba en el Top 3 en un deporte de invierno en una competición de esta categoría.

"Esperaba llegar a la final, pero no llegar segundo. El nivel era muy alto", dijo Ribera a Olympics.com. El brasileño había liderado también la carrera clasificatoria.

Antes de ganar la medalla de plata, Ribera analizó videos de carreras previas en Lillehammer, en las que había terminado dentro del Top 8.

"Pude ver que iba realmente rápido y eso me dio mucha confianza para el esprint", dijo Ribera. El esquiador también ganó un oro en la Copa de Europa en esta temporada y terminó sexto en la carrera de 15 kilómetros en PyeongChang 2018.

Desde el Mundial, Ribera ha estado entrenando con el resto del equipo brasileño en Italia.

"Llegaremos a Beijing volando alto. No sé si habrá medalla o no porque la lucha está muy ajustada, como [en el Mundial], pero todas las medallas cuentan".

'¿Tienes fe?'

Ribera y su familia son de Rondônia, un estado en el norte de Brasil que es parte del Amazonas y limita con Bolivia. Pero el destino le esperaba en el polo opuesto de su país.

"Cuando nací, los médicos encontraron que tenía una condición llamada artrogriposis múltiple congénita. Le preguntaron a mi madre: '¿tienes fe?'. Pues comienza a rezar porque a tu hijo le quedan como máximo dos horas de vida. Fue un shock para ella."

Ribera sobrevivió, pero los doctores le dijeron a su familia que, si no tenía los cuidados adecuados para su enfermedad, podría morir. Esos cuidados solo eran accesibles en el sureste de su país, en São Paulo.

Su madre, Solange Ribera, tuvo que tomar una decisión dolorosa: dejar a sus otros hijos y su marido atrás para llevar a Christian, por entonces de solo tres meses, en un viaje de 3.000 kilómetros al sur del país. La distancia entre Rondônia y São Paulo es la misma que entre Lisboa y Budapest.

Madre e hijo se hospedaron en casa de unos familiares en Jundiaí, una ciudad a una hora de coche de São Paulo. "Viajábamos a diario entre ambas ciudades porque yo necesitaba someterme a cirugías y todo el tratamiento era allí. Fue muy duro" , afirmó Cristian Ribera. Unos años más tarde, el resto de la familia pudo mudarse a vivir con ellos.

Hasta el día de hoy, Ribera se ha sometido a 21 operaciones.

Una familia unida por la nieve

Tener acceso a la atención y los cuidados necesarios permitió a Ribera encontrar su deporte. En realidad, sus deportes, porque ha practicado atletismo, natación, tenis en silla de ruedas, boccia e incluso capoeira, un arte marcial típico de Brasil.

Ribera ya quería ser deportista desde los 13 años, cuando la Federación de Deportes de Nieve Brasileña hizo una presentación en 2015 en Jundiaí sobre el esquí sobre ruedas, practicado por los esquiadores de fondo durante el verano.

"Nadie lo conocía y yo soy un tipo curioso, por lo que fui [a la presentación] y me gustó mucho".

Al final del año siguiente, 2016, Ribera vio la nieve por primera vez en Suecia y comenzó a soñar con representar a Brasil en los Juegos Paralímpicos de Invierno. En PyeongChang 2018, sería sexto en la prueba de 15 kilómetros.

Cristian no es el único Ribera que se enamoró del esquí de fondo. Su hermana menor, Eduarda Ribera, de 17 años, debutó en los recientes Juegos Olímpicos de Invierno Beijing 2022. Compitió en el esprint individual de 10 kilómetros en estilo clásico, en el esprint de estilo libre y en el esprint clásico por equipos.

Cuando Olympics.com entrevistó a Cristian Ribera, a finales de enero, no sabía aún que 'Duda', su hermana, iba a ser llamada a participar en los Juegos Olímpicos para reemplazar a Bruna Moura, quien sufrió un accidente de tráfico unos días antes de la Ceremonia de Apertura.

En un post de Instagram, justo después del debut de su hermana, Cristian la apoyó con estas palabras: "Ver tu crecimiento y tu evolución es –y siempre será– una de mis más grandes alegrías".

Cristian Ribera competirá en tres eventos de para esquí de fondo en la modalidad sentado de los Juegos Paralímpicos de Invierno Beijing 2022. Después de estrenarse este domingo, 6 de marzo, con un 14º puesto en la prueba de distancia larga, tomará también parte en las pruebas de media distancia y esprint.

Brasil cuenta seis atletas en estos Juegos Paralímpicos: cinco en esquí de fondo y uno en snowboard.

REGÍSTRATE PARA METERTE TODAVÍA MÁS EN LA ACCIÓN.

No te pierdas las noticias de snowboard, vídeos, momentos destacados de los Juegos Olímpicos de Invierno y mucho más.