Cinco cosas que saber sobre Garbiñe Muguruza

Tenista Olímpica, campeona de Grand Slam y exnúmero uno del mundo. Después de firmar su mejor actuación Olímpica en Tokio 2020, Garbiñe Muguruza mira a París 2024, que celebrará su torneo en unas pistas que conoce bien, Roland Garros. Conozca cinco aspectos destacados de la vida y la carrera de la tenista española

Foto por 2021 Getty Images

De dónde es Garbiñe Muguruza

Garbiñe Muguruza nació en Caracas, Venezuela (8 de octubre de 1993), pero compite representando a España, el país de origen de su familia paterna. Tiene dos hermanos mayores, Asier e Igor, a quienes siguió los pasos hasta la pista de tenis.

“Desde que nació, los dos hermanos mayores jugaban tenis, al nacer ella, lo que vio fue tenis, pelotas de tenis, raquetas. En ese mundo, por seguir, siempre ha querido seguir lo que hacían los hermanos”, ha contado Scarlet Blanco a Canal+1.

Al mudarse a Barcelona, a los seis años, empezó a formarse como tenista en el Bruguera Tennis Academy, bajo las directrices de Alejo Mancisidor.

Tras más de dos décadas en las pistas, Muguruza no recuerda la vida sin el tenis. “Yo soy tenis. Nací casi para jugar. No recuerdo haber hecho otra cosa, ni sabría”, ha dicho a El País.

Carrera y palmarés de Garbiñe Muguruza

Garbiñe Muguruza debutó en el circuito WTA en 2012, cuando recibió una invitación para jugar el Abierto de Miami. Aún tenía 18 años, pero ya demostró que tenía un gran futuro por delante al eliminar a rivales como Flavia Penetta o Vera Zvonareva, número nueve del mundo. Ese mismo año alcanzaría por primera vez el cuadro principal de un Grand Slam, el US Open.

El siguiente salto llegaría en 2014: primer título WTA en individuales (Hobart), cuartos de final en Roland Garros y número 21° del mundo. Un prólogo del despegue definitivo que llegaría al año siguiente.

En 2015, con 21 años, llegó a su primera final de Grand Slam, en Wimbledon, donde cayó ante Serena Williams. Además, levantó el cetro en Pekín y cerró el año como número 3.

Muguruza se cobraría la revancha a la temporada siguiente en la final de Roland Garros, donde derrotó a Serena Williams para conquistar su primer grande, la primera zancada hacia una cima que alcanzó en 2017: número uno del mundo y campeona de Wimbledon.

Desde el primer título en el Hobart International de 2014, Muguruza acumula 8 trofeos en individuales. Después del triunfo en tierras australianas llegarían el Abierto de China (2015), Roland Garros (2016), Wimbledon, Cincinnati (2017), Monterrey (2018, 2019) y Dubai (2021).

Garbiñe Muguruza Roland Garros 2016
Foto por 2016 Getty Images

Juegos Olímpicos, misión pendiente

Garbiñe Muguruza firmó en Tokio 2020 su mejor actuación en unos Juegos Olímpicos. La tenista española llegó hasta cuartos de final, donde cayó ante la kazaja Elena Rybakina. Establecida desde hace tiempo en el Top 10 del ranking WTA, la caraqueña es una de las grandes apuestas del tenis español para acabar con la sequía en el tenis individual femenino.

La última vez que una tenista española logró una medalla Olímpica en el torneo de individuales fue en Atlanta 1996, con la plata de Arantxa Sánchez Vicario. Las dos que llegaron después fueron en el dobles: su actual entrenadora, Conchita Martínez, junto a Vivi Ruano en Atenas 2004, y Ruano junto a Anabel Medina en Pekín 2008.

El torneo de tenis de París 2024 se celebrará en las pistas de Roland Garros, una sede que conoce muy bien. Sobre el polvo de ladrillo de la capital francesa conquistó su primer título de Grand Slam y suma además unas semifinales y dos cuartos de final.

La número uno y la historia

En el verano de 2017 Garbiñe Muguruza se convirtió en la segunda tenista española en ganar el título femenino de Roland Garros, después de Arantxa Sánchez Vicario (1989).

Aquella conquista serviría para llegar a lo más alto del ranking mundial. Muguruza se convertía así en la quinta raqueta española en ocupar lo más alto del ranking, la segunda en el circuito femenino. Antes lo habían logrado Sánchez Vicario, Carlos Moyá, Juan Carlos Ferrero y Rafael Nadal.

“Siempre sueñas con algo así, pero es una de esas cosas que te guardas para ti. En cada cumpleaños cada vez que soplaba las velas, el deseo siempre era el mismo: ser la mejor. Y ahora ha llegado”, había expresado entonces a los medios de comunicación.

El deseo de ganar

La presión que conlleva el éxito a tan corta edad ha tenido sus momentos en la carrera de ‘Mugu’, a quien le encanta ganar.

“No hay que olvidar que es un juego, pero… yo quiero ganar. Es más fuerte el dolor que siento por perder que la felicidad que tengo al ganar”, ha manifestado a El País.

Pero más allá de la presión, y tras un par de años de altibajos en el circuito, Garbiñe Muguruza ha aprendido a escribir su propia historia, como le ha explicado a El Tiempo: “Creo que mi historia es una historia de una niña que jugó y cambió toda su vida por el tenis, habiendo crecido en Sudamérica, en Venezuela. Y haber hecho camino a mi manera, con altibajos, jugando muy bien, en otras ocasiones no tan bien, haber conseguido empezar desde muy abajo y llegar hasta muy arriba, y cumplir un sueño. Creo que ese es un legado muy bonito, dejar, quizá no tantos récords, como pueden ser veinte y no sé cuántos Grand Slams, pero esa es mi historia”.

APÚNTATE A LAS OLIMPIADAS. DISFRUTA DE TODO ESTO.

Eventos deportivos en directo. Acceso ilimitado a las series. Lo mejor de las noticias y los momentos olímpicos destacados
Regístrate aquí Regístrate aquí