La regatista británica y defensora de la sostenibilidad, Hannah Mills, revalidó su título olímpico en la clase 470 femenina junto a Eilidh McIntyre.

Se entregaron las medallas de skateboarding – park femenino y se batió otro récord mundial en la pista de atletismo.

Cuatro nuevos miembros se unieron a la Comisión de Atletas del COI después de que se anunciaran los resultados de las elecciones.

Hannah Mills ha disfrutado de unos Juegos Olímpicos memorables. Primero, llevó la bandera de Gran Bretaña en la ceremonia de apertura y después, ganó una segunda medalla de oro olímpica consecutiva en la clase 470 femenina junto a su nueva compañera, Eilidh McIntyre, en la última jornada de vela en Enoshima.

Como fundadora de «The Big Plastic Pledge» (Compromiso para la reducción de plásticos) y embajadora de sostenibilidad del COI, Hannah trabaja incansablemente para involucrar a las personas y a las comunidades para actuar a favor del clima y el medio ambiente, pero reconoce que pensar en Tokyo 2020 es lo que la mantiene motivada para ganar medallas en el agua.

Agradecida por los Juegos

«Cuando te haces mayor, tus prioridades cambian un poco, y hay otras cosas en la vida aparte de tu deporte», dijo después. «Eso conlleva desafíos, y puede resultar difícil encontrar la ilusión por competir. Sin embargo, los Juegos Olímpicos te ayudan a sacar esa vena competitiva».

«Estamos muy agradecidas de poder estar en Japón y competir en los Juegos», añadió. «No podemos ni imaginar lo complejo que ha sido acoger estos Juegos, y nos sentimos profundamente afortunadas de estar aquí».

Ahora, dos veces campeona olímpica, Hannah está más decidida que nunca a utilizar su plataforma para luchar por el medio ambiente.

«En cualquier lugar donde naveguemos, el problema de los plásticos es muy evidente», dijo Hannah. «Nos encontramos en un punto de inflexión en el cambio climático, y por eso también estoy aquí para decirle a la gente: “hay que hacer más, ahora es el momento de actuar”».

Resumen de la duodécima jornada

En la duodécima jornada, Japón continuó mostrando todo su potencial en las nuevas disciplinas olímpicas. Yosozumi Sakura, con el pelo teñido de rosa en homenaje a la flor de cerezo que le da nombre, ganó el oro en la prueba femenina de skateboard. Este podio fue otro de los más jóvenes, ya que su compañera japonesa de 12 años, Hiraki Kokona, ganó la plata; y el bronce fue para Sky Brown, la sensacional británica de 13 años que será anfitriona de una Experiencia de Airbnb Tokyo Together después de los Juegos.

En el Estadio Olímpico se produjo otra carrera de 400 m vallas que pasará a la historia, ya que las rivales estadounidenses Sydney McLaughlin y Dalilah Muhammad corrieron por debajo del anterior récord mundial, y se llevaron la medalla de oro y plata respectivamente. En la prueba femenina de los 3000 m con obstáculos, Peruth Chemutai se convirtió en la primera mujer en ganar una medalla de oro olímpica para Uganda, mientras que

el canadiense Andre de Grasse, cuatro veces medallista, finalmente ganó un título olímpico después de vencer a la pareja estadounidense formada por Kenny Bednarek y Noah Lyles en una emocionante final de 200 m.


«Estamos muy agradecidas de poder estar en Japón y competir en los Juegos. No podemos ni imaginar lo complejo que ha sido acoger estos Juegos, y nos sentimos profundamente afortunadas de estar aquí».

Hannah Mills

En la duodécima jornada también dimos la bienvenida a cuatro nuevos miembros de la Comisión de Atletas del COI: Pau Gasol, Maja Włoszczowska, Federica Pellegrini y Yuki Ota. ¡Enhorabuena a nuestros nuevos miembros, estamos deseando ver el gran papel que desempeñan en la comunidad mundial de atletas!