Kirill Starkov triunfaba en la liga danesa de hockey sobre hielo hasta que apostó en uno de los partidos de su equipo.

A pesar de que nunca tuvo la intención de manipular el resultado del partido, fue sancionado con una multa, despedido de su club y suspendido de la selección danesa.

Nuestros recursos dedicados a la prevención de la manipulación de las competiciones pueden ayudarte a conocer tus responsabilidades y evitar que cometas los mismos errores.


«Daba igual que me hubiera esforzado al máximo o que hubiera hecho todo lo posible para que mi equipo ganara».

Kirill Starkov

En 2014, estaba en la cima de mi carrera y había hecho realidad mi sueño de la infancia. Formaba parte de la selección nacional de mi país y ya había disputado cuatro campeonatos mundiales, era uno de los mejores jugadores de la liga danesa y contaba con un excelente historial goleador.

Pero todo cambió tras una apuesta. Cometí un error que afectó a mi carrera y a todo lo que había construido durante los 12 años anteriores.

Arriesgar todo

Al igual que le pasa a mucha gente, las apuestas me resultaban entretenidas. Un compañero de equipo me habló de unos pronósticos excelentes en uno de los partidos en los que iba a jugar y realicé una pequeña apuesta a que el equipo contrario marcaría un gol en las dos primeras partes del partido.

No se me pasó por la cabeza que estuviera haciendo algo malo, pero ahora entiendo que apostar en los partidos en los que participas está estrictamente prohibido. «Daba igual que me hubiera esforzado al máximo o que hubiera hecho todo lo posible para que mi equipo ganara». Desconocía las normas de integridad de la Federación Internacional de Hockey sobre Hielo (IIHF) y los problemas en los que me estaba metiendo al hacer esta apuesta.

Detuvieron a mi compañero de equipo y me sentí culpable por estar involucrado y preocupado por las posibles consecuencias. Me presenté ante las autoridades y me multaron, me despidieron del equipo de mi liga y me expulsaron de la selección nacional. No pude participar en los próximos campeonatos nacionales.


Mi escaso entendimiento puso a mis compañeros y amigos en una situación muy complicada. «Lo peor de todo es que puse en peligro mi carrera y todo lo que había conseguido».


Kirill Starkov

Al perder mi trabajo bien remunerado de tres años, sufrí económicamente. Mi escaso entendimiento puso a mis compañeros y amigos en una situación muy complicada. Lo peor de todo es que puse en peligro mi carrera y todo lo que había conseguido, todo por una pequeña apuesta.

Realiza nuestro curso para entender mejor los diferentes tipos de manipulación de competiciones que hay y aprender a prevenirlas.

Conocer lo que está en juego

Existen tres situaciones principales que implican la violación de la integridad y es importante entender las sanciones a las que podrías enfrentarte y lo que deberías hacer en cada situación.

La primera es el amaño de partidos: el acto de influir en el resultado o el desarrollo de un partido en contra de la ética deportiva. Esto puede incluir, por ejemplo, aceptar dinero a cambio de comprometerse menos en un partido o permitir deliberadamente marcar un gol. La segunda violación de la integridad, y la que yo cometí, es apostar en tu propio deporte. Independientemente del modo de apuesta, tanto si es a favor como en contra de que tu equipo gane, e incluso si juegas con un 100 % de compromiso, apostar en un deporte en el que estás involucrado está mal. La tercera violación es proporcionar a un tercero información privada sobre tu equipo, como las tácticas o el estado de las lesiones. Otras personas pueden utilizar esa información para obtener una ventaja injusta en las apuestas.

Como reflexión final, recuerda que las federaciones internacionales y nacionales están ahí para protegerte y ayudarte a que tu carrera sea un éxito. Tienes que sentirte cómodo a la hora de expresar cualquier inquietud que puedas tener.

Es tu responsabilidad saber qué es la manipulación de competiciones y cómo prevenirla. Descubre más sobre cómo protegerte a ti y a tu carrera.