1
Conocimiento del deporte

Para poder enseñar eficazmente, debes tener un profundo conocimiento del deporte, desde las aptitudes básicas hasta las tácticas y estrategias avanzadas. Puede que incluso tengas experiencia en la práctica de ese deporte. Los entrenadores deben planificar la temporada, conocer la naturaleza progresiva de la adaptación al entrenamiento, conocer las reglas y propiciar un entorno sencillo y estructurado para que los deportistas tengan éxito.

2
Ganas de aprender

Aunque un buen entrenador sepa mucho sobre un deporte, tiene que seguir aprendiendo y desarrollando nuevas técnicas de entrenamiento. Un gran entrenador se distingue por estar al día e informado de las novedades en materia de nuevas investigaciones, formación y todo lo que respalde el proceso de entrenamiento. Asistir a clases sobre una serie de temas como psicología del deporte, nutrición y fisiología del ejercicio es muy recomendable y está al alcance de cualquier entrenador que quiera crecer y mejorar.

3
Compartir conocimientos

Adquirir conocimientos es importante, pero tener la confianza para compartirlos y solicitar la opinión de los demás, especialmente de personas ajenas a tu deporte, es una cualidad fundamental. Los mejores entrenadores entienden perfectamente que su función es educar a los atletas. La mayoría de los atletas pasan casi todo del tiempo de entrenamiento en solitario, así que cuanto mejor entiendan lo que hacen y por qué lo hacen, mejor entrenarán y practicarán.

4
Capacidad de motivación

Un entrenador de éxito es alguien capaz de motivar con una actitud positiva y entusiasmo por el deporte y los deportistas. Un entrenador que sabe motivar es capaz de generar el deseo de superación en los atletas. Cuando motiva a un jugador, un buen entrenador hace hincapié en intentar alcanzar objetivos de rendimiento, no de resultados. El disfrute y la diversión son las piedras angulares del éxito del entrenamiento.

5
Conocer al atleta

Ser consciente de las diferencias individuales de los atletas es un aspecto importante para lograr la excelencia en el entrenamiento. Las manifestaciones emocionales pueden funcionar para algunos atletas, pero podrían tener un efecto desastroso en otros. Personalizar la comunicación y la motivación para cada atleta es vital para que el entrenamiento tenga éxito. Prestar atención a las emociones, a los puntos fuertes y débiles del atleta es responsabilidad de un buen entrenador.

6
Comunicación

Un entrenador eficaz se comunica bien y transmite credibilidad, competencia, respeto y autoridad. Debes ser capaz de explicarte con claridad. Una comunicación clara implica establecer objetivos concretos, aportar comentarios directos y reforzar los mensajes clave. Reconocer los logros también es esencial para una buena comunicación. El lenguaje es un elemento fundamental del entrenamiento y hacer que todo sea sencillo y fácil de entender puede ser vital.

7
Habilidades de escucha

Escuchar forma parte de una comunicación eficaz. Debes ser comprensivo y recibir de buen grado los comentarios, las preguntas y las aportaciones de los deportistas. Un entrenador eficaz tratará de recibir información de los atletas y propiciará un entorno que anime a los atletas a exponer sus ideas y opiniones.

8
Disciplina

Los atletas deben cumplir un conjunto de normas viable tanto dentro como fuera del campo y, si las incumplen, el entrenador es el responsable de adoptar medidas disciplinarias. La confianza entre atleta y entrenador es de vital importancia en todo momento y esencial para que el entrenamiento tenga éxito. Un entrenador eficaz establece claramente un código de conducta desde un principio y lo cumple. Se ha demostrado que, para que la disciplina cambie la conducta de forma efectiva, debe ser moderada, oportuna y coherente.

9
Liderar con el ejemplo

Un entrenador eficaz también lidera con el ejemplo. Debes seguir las mismas normas que esperas que sigan los atletas. Un entrenador que quiere que se le respete también debe mostrar respeto y un entrenador que quiere que los atletas le escuchen también debe escuchar a los atletas.

10
Compromiso y pasión

Los mejores entrenadores se dedican a esta profesión porque les apasiona. Además de un firme compromiso con el deporte y el éxito, los mejores entrenadores demuestran una decidida voluntad de velar por los intereses de cada uno de los deportistas. Entrenar es un trabajo constante, y los mejores entrenadores se dedican a ello en cuerpo y alma.

¿Deseas encontrar más recursos en línea relacionados con el entrenamiento? Consulta nuestros recursos dedicados al entorno en Athlete365.