El saltador de longitud ciego Lex Gillette ha llegado a lo más alto de su deporte y ahora está centrando su atención en un futuro más allá de la competición con la ayuda de su mentora.

La accesibilidad y la inclusión son la base de la asociación entre Lex, que comenzó a perder la vista a los ocho años, y Laura, sorda de un oído.

Suscríbete al Programa de mentoría de Intel hoy mismo y comienza tú también a recibir asesoramiento experto y personalizado para ayudarte con tu progreso profesional.

«Mi mentora, Laura, y yo nos reunimos cada dos semanas, y uno de los aspectos en los que más conectados estamos es en el tema de la accesibilidad», explica Lex, un saltador de longitud ciego y cuatro veces medallista paralímpico que representó por primera vez al equipo de EE. UU. en 2004.

«Aunque compito en un deporte individual, mi objetivo siempre ha sido averiguar qué tipo de huella puedo dejar en el deporte desde un enfoque holístico, e Intel comparte un punto de vista similar. En definitiva, quieren entender cómo Intel puede dejar un impacto positivo en el mundo».

Causa compartida

Este es un sentimiento del que se hace eco Laura Barbaro, la mentora de Lex. Laura ha trabajado en Intel durante más de 30 años, abordando la diversidad y la inclusión a través de diferentes roles.

«Mi mantra es que cuando veas la palabra “imposible”, pienses “puedo hacerlo”» dice Laura. «Animo a todos mis compañeros a que vengan a trabajar cada día siendo la mejor versión de sí mismos y trabajo incansablemente para asegurarme de que las personas con necesidades de accesibilidad sean el centro de atención».

«Hace diez años perdí la audición a causa de un tumor cerebral y ahora soy sorda de un oído. Tener la oportunidad de hablar con Lex ha sido algo mágico para mí. Yo tengo la visión, el tiene el oído. Ambos vemos nuestras necesidades de accesibilidad como dones que han amplificado y activado otras partes de nuestro ser».

Aprendiendo el uno del otro

Tanto Laura como Lex destacan la naturaleza recíproca de la relación entre mentor-tutelado, y aprovechan al máximo las experiencias y habilidades únicas del otro.

«Hay grandes similitudes entre el mundo empresarial y el mundo del deporte», dice Lex. «Los atletas somos seres intencionales; tenemos un objetivo, salimos al campo de lunes a domingo y nos proponemos metas muy específicas que queremos lograr cada uno de esos días. Al final, empiezas a ver tu visión convertida en realidad».

«Los negocios también están relacionados con esa intencionalidad. Ser capaz de llevar al entorno laboral el mismo nivel de energía, entusiasmo y competitividad al que estoy acostumbrado como deportista me da confianza para el futuro».


«Ser capaz de llevar al entorno laboral el mismo nivel de energía, entusiasmo y competitividad al que estoy acostumbrado como deportista me da confianza para el futuro».

Lex Gillette


«Los atletas tienen muchos conocimientos sobre cómo ayudar al mundo empresarial a entender la resiliencia, el pensamiento posibilista y la superación de objetivos que parecen imposibles».

Laura Barbaro

Laura explica cómo las habilidades y la experiencia de Lex como atleta de élite han demostrado ser inestimables en un entorno empresarial.

«La oportunidad de entender lo que es estar en la piel de Lex me ha permitido convertirme en una aliada más comprometida», dice Laura. «Contar con el apoyo de un atleta que afirme que se puede conseguir cualquier cosa y que el mundo no tiene límites, es realmente inspirador».

«Ni que decir tiene que no solo hablamos de discapacidad e inclusión, pero nos dimos cuenta del valor de lo que Lex puede aportar en nuestras estrategias de accesibilidad». Lex nos ha mostrado cómo tener esa visión estando ciego. Realmente nos ha abierto los ojos sobre la importancia de cómo comunicamos nuestra visión interna y externamente, y sobre lo que tenemos que hacer para estar preparados para los retos de accesibilidad del futuro.

Abriendo puertas

Si bien la inclusión es la base del Programa de mentoría de Intel, también queremos ayudar a atletas como Lex a hacer la transición a la vida después del deporte.

«Intel ve más allá del campo de juego. Es fantástico», explica Lex. «Entienden que la vida como atleta es limitada, pero que una vez transcurrido ese tiempo aún queda mucho por vivir».

«Tener una empresa como Intel que dedica recursos, tiempo y mentores increíbles ayuda realmente a establecer cuál va a ser tu próximo paso».

Laura se muestra también positiva en cuanto a la participación de más atletas en el programa.

«Los atletas tienen muchos conocimientos sobre cómo ayudar al mundo empresarial a entender la resiliencia, el pensamiento posibilista y la superación de objetivos que parecen imposibles», afirma. «Queremos que vengas y formes parte de esto».