Un mal descanso suele estar estrechamente relacionado con una mala salud mental. Como atleta, tu estilo de vida puede que dificulte el hábito de dormir bien.

Aprende cómo mitigar los inconvenientes que genera tener un horario impredecible y conseguir dormir bien gracias a los consejos de nuestro experto.

Regístrate en Athlete365 para disfrutar de acceso exclusivo a la aplicación de bienestar líder en el mundo Headspace, que incluye una exclusiva serie de pódcast para conciliar el sueño.

Descanso de calidad, mente sana

¿Y si te dijera que tengo un método que no solo puede ayudarte a mejorar significativamente tu rendimiento deportivo, sino que, además, mejorará tu rendimiento mental, tu salud mental y tus relaciones?

El sueño y la salud mental son dos ámbitos con una conexión muy estrecha. Cualquier persona que no haya dormido bien sabe que, por lo general, esto hace que estemos más irritables, irascibles y de peor humor. Desde un punto de vista científico, existe toda una bioquímica que explica la relación entre cómo dormimos y nuestra salud mental. La gente que no duerme bien, o no duerme lo suficiente, tiene mayor riesgo de padecer depresión y trastornos de ansiedad, y gestiona peor el estrés.

Y, además, se trata de un círculo vicioso. Dormir mal puede conllevar problemas de salud mental, pero los problemas de salud mental, las preocupaciones y el estrés también pueden provocar trastornos del sueño. Si estás pasado por un momento psicológico difícil, prestar atención a tu descanso puede ser un buen comienzo y, por otro lado, garantizar que descansas lo suficiente puede ayudarte a proteger tu salud mental.

Si no duermes, pierdes

Desafortunadamente, como atleta, en comparación con el resto de gente, hay varios factores que pueden suponer un obstáculo para poder dormir bien la mayor parte del tiempo. Cuando hablamos del sueño, contar con una rutina es muy importante, pero la agenda de los atletas suele ser bastante caótica.

Un adulto medio necesita unas siete horas de sueño nocturno. Sin embargo, a la mayoría de atletas, aunque cuenten con una agenda más o menos constante, les resulta sumamente complicado disponer de tiempo suficiente para dormir, puesto que habitualmente se levantan muy pronto para entrenar o viajar. Además, como atleta puede que incluso necesites más horas de sueño que el resto de personas, especialmente si eres joven o adolescente, ya que es recomendable que duermas entre ocho y nueve horas para poder rendir al máximo.

Además de los beneficios que conlleva para la salud mental, cuando duermes los músculos se recuperan y es cuando tu cuerpo se reorganiza y utiliza los nutrientes. Así que si entrenas muy duro pero no duermes lo suficiente, es como si no entrenaras porque te estás perjudicando. Es por este motivo que los atletas deberían hacer todo lo posible para disponer de horas de sueño de calidad.

ASEGURARTE DE PODER DISFRUTAR DE SUFICIENTES HORAS DE SUEÑO DE CALIDAD TE AYUDARÁ A PROTEGER TU SALUD MENTAL

DR. MICHAEL GRANDNER

Los mejores consejos para dormir mejor

Para ayudarte a que consigas dormir mejor, aquí tienes algunos consejos para proteger tu descanso y maximizar tus horas de sueño.

1

Haz la cama y sírvete de ella solo para dormir

Meterse en la cama debería ser sinónimo de horas de sueño. No pases tiempo en la cama si no es para dormir: practicar sexo es una excepción, pero no dediques tiempo a leer, mirar la televisión, trabajar, pensar o preocuparte. Si estás en la cama y no consigues conciliar el sueño, levántate. Lo peor que puedes hacer es esforzarte para quedarte dormido/a porque, con el tiempo, la cama perderá su poder para desencadenar el sueño. No hagas nada que estimule demasiado la mente para ayudar a pasar el tiempo. No enciendas luces muy fuertes. Pero si eres capaz de ver un programa de televisión o de leer unas pocas páginas y conciliar el sueño, entonces hazlo.

2

Levántate con buen pie

Estés donde estés y aunque hayas hecho un viaje relámpago, si quieres que tu cerebro entienda que es de día, debes mostrarle la luz. Muchos atletas se levantan muy temprano —antes de lo que quisieran sus cuerpos— así que una forma de sentirse con más energía y mejorar el rendimiento es contar con el máximo aporte de luz posible. Si eso significa correr las cortinas y quedarte de pie delante de una ventana abierta durante unos minutos, hazlo. Si significa salir fuera un par de minutos para caminar y moverte, hazlo.

3

Asegúrate de relajarte

Si cuando te metes en la cama es el primer momento del día en el que tu mente tiene la oportunidad de relajarse, podría resultar problemático. Apaga el televisor una hora antes de prepararte para ir a dormir para tener tiempo de relajarte. Mucha gente confunde entretenimiento con relajación. La relajación es un proceso activo y muchos atletas lo sabéis porque es parecido al proceso de estiramientos. Estirar también es un proceso activo: es la forma en la que te preparas. Darte un tiempo para relajarte antes de dormir es tan importante como estirar antes de entrenar.

4

No tengas miedo de hablar

Si crees que hace tiempo que padeces un trastorno del sueño, habla con tu médico o con un especialista. Hay medicamentos que pueden ayudarte a tratar los trastornos del sueño. Sin embargo, los efectos secundarios de estos medicamentos suelen generar una sensación de lentitud, apagan los sentidos y disminuyen el tiempo de reacción. Incluso pueden aumentar el riesgo de sufrir lesiones o caer enfermo. Para un atleta, todos estos podrían ser problemas muy serios. Como alternativa, existen tratamientos conductuales para los trastornos del sueño (como, por ejemplo, la terapia cognitivo-conductual), que no tienen los efectos secundarios de los medicamentos y que se ha demostrado que funcionan igual de bien o incluso mejor.