Como atleta, estás expuesto a muchos momentos difíciles, y tus relaciones, tu capacidad de comunicación y tu autoconciencia son importantes para tu bienestar y tu carrera.

Si reconoces tus propias necesidades y aprendes a comunicarte eficazmente con tu red de apoyo, encontrarás el mejor apoyo para tu salud mental.

Para obtener más consejos y recursos que te ayuden a mejorar tu salud mental, echa un vistazo a #MentallyFit.

Ya sean los desafíos del entrenamiento, las competiciones, estar lejos de los amigos y la familia durante periodos prolongados de tiempo, o compaginar el trabajo y los estudios con los compromisos deportivos, como atleta de élite estás expuesto a muchas situaciones que pueden ser estresantes. Por eso es muy importante que cuentes con una buena red de apoyo a tu alrededor, y que tengas la fuerza y el autoconocimiento necesarios para poder comunicar los problemas de salud mental a los que puedas enfrentarte.

Ponte en contacto con tu red de apoyo

Como atleta, la relación con tu red de apoyo es crucial y la buena comunicación es esencial, pero a menudo no es tan fácil hablar de tu salud mental. Hay varias razones por las que te puede resultar difícil buscar ayuda. Algunas de estas barreras son las siguientes:

  • Estigma
  • Dificultad o falta de voluntad para expresar emociones
  • Falta de tiempo
  • Falta de conciencia sobre el problema
  • Negación del problema
  • Miedo de lo que podría pasar
  • Preocupación por el impacto en la capacidad de entrenar o competir
  • No saber con quién hablar
  • Accesibilidad
  • La creencia de que hablar no servirá de nada.

Tu red de contactos, incluidos tus entrenadores, equipo médico, padres, familia, amigos y compañeros de equipo, tienen un papel fundamental en el fomento de entornos psicológicamente seguros que fomenten la expresión de las emociones, la normalización de las conversaciones en torno a la salud mental y el apoyo a la autoconciencia de la salud mental.

Si quieres hablar de algún aspecto de tu salud mental o de tu bienestar, es importante que sepas con quién te sentirías cómodo hablando. Debes elegir hablar con una persona de confianza con la que tengas la certeza de que dará prioridad a tu bienestar y te escuchará y comprenderá. Ten en cuenta que tu equipo médico u otros profesionales de la salud entenderán tu necesidad de que la conversación sea confidencial.

Debes elegir hablar con una persona de confianza con la que tengas la certeza de que dará prioridad a tu bienestar y te escuchará y comprenderá. Ten en cuenta que tu equipo médico u otros profesionales de la salud entenderán tu necesidad de que la conversación sea confidencial.

Es muy importante saber cuándo hay que dar un paso atrás, tender la mano y abrirse a las personas que te rodean.

Romper las barreras y desarrollar relaciones positivas

Crear relaciones positivas y respetuosas con tu entorno es una forma proactiva de derribar las barreras que impiden buscar ayuda. Normalizar las conversaciones sobre salud mental con los miembros clave de tu entorno y hacer que formen parte de tu plan de salud general habitual puede crear un entorno que no solo esté abierto a hablar de la salud mental, sino que la apoye y fomente.

Por ejemplo, la próxima vez que alguien te pregunte «¿Cómo estás?», tómate el tiempo que necesites para pensar bien tu respuesta, en lugar de responder automáticamente con un simple «bien» o «genial». Ser sincero y abierto sobre cómo te sientes puede empezar a cambiar las conversaciones que tienes con tu entorno.

Hablar de los problemas de salud mental a los que tú o tu equipo os enfrentáis también puede ayudar a enviar un mensaje positivo a todos los miembros de tu deporte, y a la comunidad en general, de que la salud mental es tan importante como la salud física.

Recuerda siempre ser sincero contigo mismo sobre cómo te sientes; reconoce cuándo necesitas pedir ayuda y prioriza tus propias necesidades personales. Es muy importante saber cuándo hay que dar un paso atrás, tender la mano y abrirse a las personas que te rodean.

Todos tenemos un papel que desempeñar en el fomento de entornos deportivos psicológicamente seguros, y compartir tus experiencias podría dar a los que te rodean la confianza para pedir ayuda cuando también lo necesiten.

Para obtener más consejos y recursos que te ayuden a mejorar tu salud mental, echa un vistazo a #MentallyFit.