La superestrella keniata, Eliud Kipchoge, es el plusmarquista mundial y el campeón olímpico actual de maratón.

En octubre, hizo historia e hizo volar la imaginación del mundo corriendo la primera maratón en menos de dos horas.

El atleta ha compartido sus consejos con nosotros sobre cómo mantenernos fuertes durante la pandemia de la COVID-19 en un seminario web exclusivo de Athlete365.

El nombre de Eliud Kipchoge pasará a la historia y entrará en la leyenda tras su logro del 12 de octubre de 2019.

En esa mañana fresca en Viena (Austria), el keniata se convirtió en el primer atleta en correr una maratón en menos de dos horas, rompiendo una barrera que, anteriormente, se consideraba más allá de los límites del potencial humano.

Eliud se estaba preparando para Tokyo 2020 y para defender su título de maratón este verano, justo antes de que estallara la pandemia del coronavirus, pero está claro que el joven de 35 años, cuya carrera se ha caracterizado por la paciencia, la coherencia y el trabajo duro, no cree que afecte a sus perspectivas de ganar el oro olímpico.

De campeón de la pista a leyenda de la carretera

Al igual que muchos de los maratonistas más exitosos de Kenia, Eliud fue un corredor de primer nivel mundial en la pista antes de su transición a la carretera. Después de proclamarse campeón mundial de 5000 m en 2003, alcanzó el podio olímpico en la misma distancia en Atenas y Pekín, pero sufrió una lesión isquiotibial mientras se preparaba para Londres 2012 y no logró clasificarse para el fuerte equipo keniata. Sin embargo, algunas de las mejores lecciones se aprenden de las decepciones, y el revés convenció a Eliud para cambiar a la carretera para la siguiente temporada, una decisión inspirada de la que no se ha arrepentido.

Desde entonces, Eliud ha ganado, para asombro general, 11 de las 12 maratones en las que ha participado. En 2016 tuvo un año revolucionario, estableciendo un récord en la Maratón de Londres antes de conseguir la escurridiza medalla de oro olímpica con una actuación estelar en Río de Janeiro, la victoria con mayor margen de los Juegos en 44 años.

Si bien la marca inferior a dos horas de Eliud en Viena no cumplió con los criterios para romper su propio récord mundial de 2:01.39 (establecido en Berlín en 2018) debido a las condiciones controladas de carrera y al uso de liebres, alimentó la creencia de que el hito algún día se rompería.

I’M AN ADVOCATE FOR CHANGE. AND AT SUCH TIMES WE NEED TO CHANGE.



ELIUD KIPCHOGE

«En momentos como estos, tenemos que cambiar».

Tanto si Eliud acaba siendo o no el atleta que obtiene oficialmente el tiempo inferior a dos horas de la maratón, ha elevado el deporte a nuevas cotas y lo ha trascendido, y consolidará aún más su legado si cumple con su ambición de revalidar su título olímpico en Japón el próximo año. Continuará entrenando seis días a la semana en la remota aldea de Kaptagan, a 8000 metros sobre el nivel del mar, donde corre 161 km semanales bajo la supervisión de su entrenador de siempre, Patrick Sang. Los objetivos se han restablecido, pero la ética de trabajo no cambia para este humilde icono, cuyo secreto es su coherencia; al parecer, nunca se ha perdido una sesión de entrenamiento.

«Son tiempos realmente extraños para el deporte en general, y, especialmente, para nosotros, los corredores, que ya estábamos en muy buena forma. En este momento, cada dos fines de semana las principales ciudades ya estarían organizando sus maratones», declaró a Olympic Channel cuando se le preguntó por su reacción ante el aplazamiento de Tokyo 2020.

«La primera vez fue un shock, y no lo llevé bien, pero, después de algún tiempo, convencí a mi mente para que aceptara el cambio», dijo. «Soy un defensor del cambio. En momentos como estos, tenemos que cambiar».